"Asterix y los Pictos", de Jean-Yves Ferri y Didier Conrad

Título: "Asterix y los Pictos"
Guión: Jean-Yves Ferri
Dibujo: Didier Conrad
Páginas: 48
Editorial: Salvat

Esta no es una obra cualquiera en la larguísima trayectoria de Asterix y Obelix. Nada menos que en el número treinta y cinco de esta larga colección ambos galos van a ver como la autoría de sus aventuras cambian de manos, cediendo Albert Uderzo su labor a dos autores de cierto renombre en el cómic europeo como son Jean-Yves Ferri y Didier Conrad.

Del primero conocemos muy de cerca en nuestro país las colaboraciones con Manu Larcenet. En concreto hace unos años pudimos ver algunos tomos de la saga de “El retorno a la tierra”, una divertida historia que pudimos disfrutar gracias a la editorial Bang. Ahora, con el auge que seguro tendrá el guionista quizá tengamos la oportunidad de ver nuevos trabajos en castellano del autor. En el caso del dibujante, Didier, personalmente lo conozco menos, pero he podido ver que en su bagaje se encuentra haber trabajado con Lucky Luke además de la conocida revista Spirou. Ambos tienen la difícil tarea de encauzar nuevamente a nuestros galos favoritos, generando nuevas historias como la que nos trae entre manos, así como las que en un futuro tendrán que abordar.

En “Asterix y los Pictos” vamos a viajar junto a Asterix y Obelix a Escocia, tierra de leyendas, de donde proviene Mac Loch, un personaje que aparece congelado en las costas galas, y que gracias a Panoramix y sus formulas podrá hablar y contarles de donde viene así como la razón por la que ha terminado tan lejos de su origen. Una vez en tierras escocesas, como podréis intuir, viviremos situaciones variopintas con la mezcla de galos, romanos y escoceses, y donde continuamente leeremos gracias sobre tradiciones de aquellas tierras o personajes que a día de hoy se han quedado en el imaginario de todo el mundo.

“Asterix y los Pictos” es una historia sencilla, conservadora, aunque se perdona este aspecto a Jean-Yves por ser su primera aventura con estos protagonistas. Eso sí, creo que todos le exigiremos algo más de valentía a la hora de afrentar futuras entregas y ofrecernos algo más que lo que ya suponemos. El dibujo es, para mi gusto, la parte más notable de la obra, ya que Didier es capaz de lograr hacernos olvidar al Uderzo de los mejores tiempos, con un trabajo fabuloso y detallista que gustará a los fans de toda la vida.

Una buena obra, que no excelente, que abre una etapa que esperemos nos de muchas alegrías en el futuro. De momento, parece que en 2015 veremos nuevas aventuras de nuestro galos favoritos.

"Orilla Intranquila", de Víctor Blázquez

Título: "Orilla Intranquila"
Autor/a: Víctor Blázquez
Páginas: 236
Editorial: Tyrannosaurus Books

Propuesto a terminar con el mundo sea de la manera que sea, Víctor Blázquez vuelve a estar de actualidad en las librerías con la edición de, por un lado, “No existen los monstruos” (Dolmen Editorial) y, por otro, de este “Orilla Intranquila” (Tyrannosaurus Books). En apenas dos años, Víctor ha pasado de ser un desconocido a ver editadas cuatro novelas y multitud de relatos en diversas antologías de terror en sus diferentes vertientes. El apocalipsis zombie con “El cuarto Jinete” así como su secuela fueron la gran carta de presentación ante el público y la que parece le ha abierto las puertas literarias y nos ha permitido a los lectores seguir entrando a sus historias y poder valorarlas tal y como merezcan en cada caso.

“Orilla Intranquila” marca un cambio en la línea que Víctor venia marcando, más centrada en el terror sea cual fuera su tipo. Ahora nos propone adentrarnos en la ciencia ficción de la mano de Xander, protagonista indirecto de la novela, y en el que el autor quiere reflejar la figura de héroe que intenta salvar en la medida de sus posibilidades a todo el planeta ante la llegada de unas naves espaciales que comienzan a dominar los cielos.

Así, nuevamente desde un punto de vista ajeno al protagonista de la novela, vamos conociendo todas las sensaciones desde la llegada de los alienígenas, el primer contacto y el periodo posterior a esas primeras conversaciones. Como podréis intuir, no todo sale del todo bien, lo que provoca que un grupo de habitantes del planeta se recluya hasta que la aparición de Xander despierte el sentimiento de orgullo por lo suyo y planten cara a sus recientes contrincantes. Pero, al contrario de lo que se pudiese pensar en un inicio, las batallas y la acción se reducen en gran medida a pequeños detalles, sin largas páginas de intercambio de agresiones, centrándose la narración principalmente en la comprensión del ser recién llegado, ese gran desconocido, y esto alcanza su cota más alta en el momento que comienzan a analizar su cuerpo, lenguaje y formas de ser.

Poco más de doscientas páginas que continuamente nos plantean el dilema de quienes son los buenos y los malos. O, incluso, si ambas partes deben considerarse con alguno de esos calificativos. En este sentido en muchos momentos se nos ofrece la conclusión de ese debate de una manera muy explícita, para poco después deshacernos de la opinión que nos habíamos hecho.  

La edición a cargo de Tyrannosaurus Books también cuenta con un breve relato final del mismo autor, llamado “Hormigas”, que por temática se ajusta a lo que el lector que se haya sentido atraído por el libro puede esperar. En cuanto a la edición física, solo decir que la portada y diseño de la misma no me terminan de convencer, ya sea por que el objetivo era un dibujo estilo “Serie B” o por un tema puramente de gustos, pero a mí personalmente no me “entra por el ojo”.

“Orilla Intranquila” es una interesante novela de ciencia ficción asequible a todos los lectores, sea casi del género que sean, ya que no existe en el texto terminología que requiera conocimientos previos de ningún tipo. Entretenimiento puro y sin dificultad con una longitud ajustada a lo que se nos quiere contar, y que nos lleva a un tercio final, para mí, completamente inesperado que cierra una notable y adictiva historia.


"Terra Nova Vol. 2", de Mariano Villarreal y Luis Pestarini

Título: "Terra Nova Vol.2"
Selección: Mariano Villarreal y Luis Pestarini 
Páginas: 496
Editorial: Fantascy

Hace prácticamente un año, por estas mismas fechas, veía la luz la primera parte de Terra Nova. Un tiempo en el que se ha cambiado un método de suscripción y compra casi en exclusiva por la red a ver una edición bajo un sello como Fantascy, bajo el amparo de la poderosa Ramdon House, y una distribución nacional a cualquier librería o centro comercial. Un gran cambio que ha sido posible gracias al merecido éxito conseguido por aquella primera parte que contenía relatos tan fabulosos como “El ciclo de vida de los objetos de software”, de Ted Chiang, o “El zoo de papel”, de Ken Liu, el cual repite en esta nueva entrega.

Si has llegado hasta esta línea, seguramente conozcas de qué va Terra Nova. Si no es así, sólo cabe decir que se trata de una antología de ciencia ficción. Una selección de cuentos y novelas breves, tanto nacional como internacional, que ven la luz en castellano para acercarnos esa faceta que en muchas ocasiones dejamos de lado: el de los relatos cortos, que permiten una mayor focalización en qué contar, y donde (en la mayoría de las ocasiones, como veremos en este mismo libro) no cabe lugar al relleno y a los momentos sin trascendencia. Este tipo de historias más cortas, han sido la base de la ciencia ficción a lo largo de toda su trayectoria, y Terra Nova viene a reivindicar ese hecho. Y lo más importante, en castellano.

Este segundo volumen incluye once relatos que, como toda buena antología, algunos gustan más y otros menos. Con lo diferentes que resultan entre sí será muy difícil que algún lector se sienta plenamente satisfecho con la totalidad de los mismos, pero de lo que no cabe ninguna duda, te guste más o menos, es de que la calidad del conjunto es muy alta y vuelve a dejar un listo bien alto para un (esperemos que así sea) futuro tercer volumen.

Vamos primero con las historias que mas me han cautivado. Y en concreto puedo hablar de, sobre todo, la inicial: “La textura de las palabras”, de Felicidad Martinez. Una novela corta en un mundo donde las tristes protagonistas son las mujeres, y donde los hombres únicamente aparecen para procrear. Ellas, todas ciegas, nos muestran como es un mundo totalitario mientras vemos crecer a Charni, personaje principal del relato. Como digo, con el comienzo que nos da Felicidad a Terra Nova, es difícil superarlo a lo largo de las cuatrocientas páginas restantes. 

“Las manos de su marido”, del para mi desconocido Adam-Troy Castro, es una macabra historia de amor donde la mujer de un soldado recibe algún trozo que ha quedado tras su muerte en la guerra. Este es otro de esos momentos que marcan la lectura, con aspectos maravillosos que, dejando de lado el humor negro, forman una historia muy emotiva para mi gusto.

“La Djin”, de Pedro Andreu es un cuento también maravilloso de principio a fin. Con apenas una decena de páginas, Pedro consigue hilar un precioso relato donde deja asomar las crueldades más terribles del ser humano. Crueldades también presentes en “Araña, la artista”, de Nnedi Okorafor, otra historia donde la protagonista es una mujer y en esta ocasión ambientado en África, ese continente tan cercano como lejano en buena parte de los aspectos. Y aunque suene entraño, en esta historia tenemos zombies. Pero no de los que puedas estar pensando, no. Más momentos satisfactorios de la lectura tienen lugar con “El último Osama”, de Lavie Tidhar. Un western alternativo a su novela principal “Osama”, que desde este momento ha subido escalones para leerla lo antes posible, ya que se trata de una ambientación totalmente diferente al resto y la utilización de Osama como personaje me seduce tanto como lo ha conseguido este relato. En último lugar cronológico, pero no en preferencias también tenemos a “El hombre que puso fin a su historia: documental”, del “repetidor” Ken Liu. De nuevo, y por segunda ocasión, Ken vuelve a ganarme con una novela corta en formato de entrevistas totalmente diferente a lo que pudimos leer en la primera parte de Terra Nova, pero igualmente fascinante y, en este caso, duro a partes iguales. Un poco largo quizá, pero nada molesto en definitiva.

Por último, “Noches de Cristal”, de Greg Egan también ha conseguido cautivarme. Y eso que quizá no alcanza las costas de excelencia que se le puede pedir a un autor de este pedigrí, pero aun con ello, su manera virtual de jugar a Dios cumple mis expectativas para un autor conocido como “hard” y al cual me había asustado acercarme hasta ahora.

Y aunque a esta altura me he alargado más de lo que pretendía en un inicio, no puedo dejar de comentar los cuentos que menos me han interesado a lo largo de la lectura. Por partes.

“Separados por las aguas del Rio Celeste”, de Aliette de Bodard no me ha terminado de llamar la atención. Le he dado dos oportunidades y he leído grandes críticas sobre su obra en general y sobre este relato en particular, pero si lo que ha intentado conseguir es que una vez leído al completo me haga una idea general del todo haciendo un popurrí de detalles, no me ha terminado de cuajar.

“¿Pueden llorar los ojos no humanos?” y “Juicio Final”, de German Amatto y Carlos Gardini respectivamente, tampoco han conseguido despertar mi curiosidad lo suficiente. El primero porque el tema religioso no termina de llamarme la atención cuando aparece, ya sea el contexto que sea, mientras que el segundo se me hizo muy largo. Casi tanto como “En el filo”, de Ramón Muñoz, aunque en su defensa diré que este relato si consiguió gustarme bastante más a pesar de su estirada duración. Tanto la ambientación como los personajes han conseguido enganchar conmigo como para prestarle atención al autor en futuras ediciones.

Terra Nova es, como veis, una variopinta sucesión de relatos con un nexo común: la ciencia ficción. Una imprescindible aportación en castellano a un mercado editorial dominado por las novelas cada vez más largas y las sagas sin fin. Una oportunidad para descubrir nuevos autores, cada uno con su historia y sus orígenes que marcan cada uno de sus relatos, y con un conjunto fabuloso que probablemente supere a la primera parte aunque eso, al igual que los colores, es cuestión de gustos.

Os dejo unas fotos (en baja calidad) con la comparativa entre las dos ediciones de Terra Nova disponibles.





"Las Luminosas", de Lauren Beukes

Título: "Las Luminosas"
Autor/a: Lauren Beukes
Páginas: 416
Editorial: RBA

Uno de los fenómenos más conocidos de este 2013 que poco a poco va llegando a su fin ha sido la aparición de “Las Luminosas”. Editado con éxito en el mercado de habla inglesa, fue muchos meses antes de su salida al mercado cuando RBA anunciaba el título en su catálogo de la colección literatura fantástica. De hecho, esta obra ha sido la primera dentro de la nueva etapa editorial de esta línea, con una portada sin la parte brillante que daba un toque clásico tan característico.

La autora de “Las Luminosas” es Lauren Beukes, autora sudafricana que reconozco no conocía absolutamente hasta la llegada de este título y que tuve oportunidad de escuchar hablar durante este pasado verano en Avilés, dentro del festival Celsius 232. Su charla junto a Nina Allan fue lo sumamente interesante como para que supiese que en algún momento debía de leer este libro. Y aunque haya tardado algo más de lo previsto, lo cierto es que no me he sentido defraudado en ningún momento.

“Las Luminosas” es una novela de género negro, con una estructura clásica de un asesino imposible de capturar mientras otros tratan de dilucidar, a la vista de las pruebas de los crímenes, el porqué de estas muertes. El componente relevante es que el asesino, Harper, no se esconde en ningún túnel, en ningún sótano, sino en una casa. Pero no una casa cualquiera, no, sino una casa que le permite viajar en el tiempo a lo largo y ancho del siglo veintiuno, matando a aquellas mujeres “luminosas”, a las cuales tiene la oportunidad de conocer en varias etapas de su vida antes de decidirse a acabar con ellas y volver a su año de origen. La parte contraria a la de Harper es Kirby, la única chica que ha sobrevivido a uno de sus ataques y que tras entrar a un periódico como practicas reúne una serie de pruebas y artículos que le permite ir conociendo más detalles de su asesino.

La novela me ha gustado mucho. Es muy entretenida y la forma de cómo Kirby va encontrando pistas y atando cabos me ha resultado sumamente interesante. Por otra parte, las partes centradas en Harper son viajes temporales por el siglo veintiuno de la ciudad de Chicago, donde se nos describe la cultura y modas de cada una de las décadas, así como los principales temas sociales que preocupaban a la gente. En este sentido, se puede poner la pega de que pasada la mitad del libro estos pasajes se vuelven algo monótonos porque todos sabemos cómo van a terminar las cosas para la mujer con la que se relaciona en dicho momento, por lo que el contexto de cada una de las situaciones termina conllevando mayor interés que el del propio asesinato en sí.

Con ambas historias intercalándose a lo largo de todo el libro hasta un interesante final, “Las Luminosas” me ha parecido una obra fabulosa en su mezcla de lo fantástico y el género criminal. Quizá en cada género no fuese una revolución, pero la mezcla de ambos en una sola historia deja para el recuerdo una entretenida novela que se ajusta a todo lo bueno que se ha dicho de ella, que no ha sido poco.

Premios Libros y Literatura 2013

Hace unos días recibí en el mail del blog (callesdetintablog@gmail.com) una propuesta desconocida para mí en el tiempo que este blog lleva abierto: los premios Libros y Literatura 2013 a las mejores reseñas en blogs literarios.

Agradecido por acordarse de este humilde rincón, he decidido participar de este evento, ya que puede servir como publicidad, y animar las visitas a la página. Y aunque las bases iniciales del concurso hablaban de poder inscribirse sólo con una reseña de un listado de libros proporcionados, las normas parece que han cambiado a mitad de camino, y ahora se puede participar con cualquiera publicada.

Por ello, creo que es de justicia participar con la reseña más leída de Calles de Tinta: “Las furias de Alera”, de Jim Butcher, publicada originalmente en Abril de este 2013. Más de medio millar de visitas hacen de esta el número de uno a lo largo de este año, ya sea por tratarse de una novedad en el momento que se publicó o por el tirón del autor. Os la adjunto debajo de estas líneas para que lo tengáis más cómodo a la hora de poder leerla.


Llegado a este punto, no puedo sino agradecer nuevamente al blog ponerse en contacto conmigo para darme la oportunidad de participar y desear que participe el mayor número de blogs y la competencia sea la mejor posible. ¡Aprovechad y apuntaros!

Unos buenos lotes de libros y un Sony Reader PRS-T3 espera a los mas votados...

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Título: "Las furias de Alera"
Autor: Jim Butcher
Páginas: 608
Editorial: RBA

Cualquiera que, durante al menos un minuto de los últimos años, se haya dedicado a indagar sobre la literatura fantástica y de ciencia ficción ha tenido altísimas probabilidades de encontrarse con un nombre habitual en todas las recomendaciones de libros del género: la saga de Harry Dresden, donde figura como autor Jim Butcher.

Uno de los títulos existentes dentro de mi “haber” literario es esa saga, inconclusa, de la cual solo leí el primero en inglés hace ya unos años y, aunque gustándome, no terminé de continuar leyendo más allá. A la espera de que cierto cable se me cruce y me ponga con ello (quizá ahora en caliente sea un buen momento, ¿no?), me animé con la parte más fantástica del autor y me lancé sobre el primero de los cinco libros de esta otra saga, “Codex Alera”, que tan poco tiene que ver con la del bueno de Harry, cambiando totalmente de registro.

“Las  Furias de Alera” es el primero de estos títulos, editado por la nueva colección del género fantástico iniciada por RBA y del que comentaban hace un tiempo su intención de editar dos títulos por año hasta completar la saga. De esta manera, y dando por hecho que en breve tendremos noticias de la segunda entrega (¿verdad, RBA?), este primer tomo sirve como presentación de varios personajes que, supongo, tendrán más o menos importancia en futuras comparecencias.

La historia se centra sobre todo en la figura de Tavi, un chaval de pueblo, el único sin los poderes de las “furias” en su haber, y que por tanto tiene más de una dificultad a la hora de relacionarse con gente o defenderse de cualquier problema que pueda tener frente a sí. Tanto por el título como por lo descrito para Tavi, habréis notado que las “furias” de las que hablo tienen su importancia. Se trata de ese elemento mágico que toda buena novela de este estilo debe tener, y en este caso se trata de seres elementales (agua, tierra…) que permiten a los dueños que sean capaces de dominarlas ejecutar tareas inimaginables.

Centrándome propiamente en la novela, he de decir que me ha gustado aun más de lo que esperaba. Al igual que me ocurre con Brandon Sanderson, la manera en que Jim Butcher crea un mundo mágico y lo vamos conociendo te cautiva durante la primera mitad de la novela, a partir de la cual los hechos se encadenan hasta llegar a un cuarto final grandilocuente y apoteósico, con una batalla que nos evocará recuerdos de otros grandes libros del género fantástico como George RR Martin. Además de Tavi, otros muchos personajes aparecerán en estas aventuras, tejiendo varias historias en paralelo que tienen un final común, como se puede predecir según avanzas la lectura.

En cuanto al final, y sin desvelar nada, me parece un final bastante cerrado para lo que se podría esperar del primero de una saga de cinco volúmenes. Con esto quiero decir que, si bien yo me he quedado con ganas de conocer más sobre la mayoría de los personajes, aquellas personas que tengan miedo de adentrarse en una larga historia sin fin, pueden fácilmente leer este libro como un tomo único y, si les pica la curiosidad, continuar con las futuras entregas. Esto, de cara a la editorial y sus futuras publicaciones, quizá no sea lo mejor, aunque si el lector queda a gusto seguro repetirá.

La edición de RBA es idéntica a la del resto de los libros de su colección: bien editada en general, con un colorido metalizado fantástico (nunca mejor dicho), una ilustración de cubierta a cargo del frecuente, pero para nada aburrido, Alejandro Colucci y un precio quizá tirando al alza para lo que se podía esperar.

Como decía al principio, me ha gustado esta primera toma de contacto en castellano con Jim Butcher. Y aunque cambiando desde esta Alera hasta la Chicago del bueno de Harry, lo cierto es que además de seguir la historia cuando se publique la continuación, ya estoy buscando el momento de encontrarle hueco a la otra gran saga de Jim.

"Mujer abrazada a un cuervo", de Ismael Martinez Biurrun

Título: "Mujer abrazada a un cuervo"
Autor: Ismael Martinez Biurrun
Páginas: 304
Editorial: Salto de Página

En los últimos meses ha sido habitual leer en este blog sobre autores que conocí durante el pasado Celsius 232 de Avilés. Otro de esos casos es el de Ismael Martínez Biurrun, escritor que desconocía absolutamente antes de asistir al festival y cuya presentación me llamo lo suficiente la atención como para hacerme con uno de los libros que pude encontrar en las mesas de las librerías asistentes y traérmelo para casa.

“Mujer abrazada a un cuervo” es oficialmente la tercera obra en su biografía, editada en 2010 y que supuso su estreno bajo el siempre interesante sello editorial Salto de Página. En el siguiente año, Ismael publicó “El escondite de Grisha” para estar actualmente a la espera de su nuevo libro “Un minuto antes de la oscuridad”, previsto para 2014 en Fantascy. Antes de todo esto, el autor vio aparecer en librerías “Infierno Nevado” y “Rojo Alma, Negro Sombra”, por lo que su carrera editorial está cogiendo sin duda una forma interesante y con buena proyección.

La novela se centra en una joven estudiante de medicina, Cruz, que recibe el encargo de su padre para ocuparse de una extraña muerte en un pequeño pueblo de un bebé con síntomas de la peste que asolo Europa durante la Edad Media. Bajo este argumento, el autor coquetea con varios de los géneros que mas me pueden interesar a priori. Por un lado tenemos elementos de terror, con pasajes de dolor y sufrimiento que estremecerían a cualquiera, como la propia propagación de la peste entre los habitantes del pueblo donde se centra la novela. Por otro, el elemento fantástico. Me suelen gustar mucho este tipo de novelas que, bajo una argumentación que puede ser más cercana al género realista esconden un elemento fantástico, sobrenatural, que cambia completamente la estructura y la forma de ejecutar la trama. En este caso esta característica se centra en la protagonista, cuya habilidad para viajar en el tiempo con su mente provoca mil y una preguntas cuya respuesta es, en muchas ocasiones, el propio viaje en el tiempo. En dichos viajes, además, existe la posibilidad de alterar el pasado, lo que puede provocar consecuencias sustanciales en el presente.

“Mujer abrazada a un cuervo” se centra principalmente en Lortia, pueblo del pirineo navarro, con una actitud fría y sospechosa con todas aquellas personas ajenas, y que me recuerda en gran medida a buena parte de las pequeñas poblaciones norteñas, de difícil acceso, y desconfiadas de todo elemento exterior que pueda alterar sus vidas. Lortia es el centro de la acción presente y pasada y cuya geografía conoceremos a lo largo de las páginas sin apenas percatarnos ya que las descripciones que el autor nos ofrece nos permiten imaginar a la perfección cómo serían las calles de esta localidad.

Bajo una premisa científica, Ismael Martínez Biurrun despliega un thriller con elementos fantásticos, históricos, biológicos, etc. donde se desarrolla un interesante argumento cuyo fin no defrauda y cuyo desarrollo bien podría ser el de un bestseller, pero en este caso con un ritmo más pausado y que bien podría valer para una cinta cinematográfica. Intentaré revisar en un futuro próximo más obras de Ismael, además de no perderme futuras nuevas entregas de sus historias, como la que llegará a principios de 2014 y que nos hablará de un Madrid apocalíptico.

"Johan y Pirluit Vol. 4", de Peyo

Título: "Johan y Pirluit Vol.4"
Autor: Peyo
Páginas: 144
Editorial: Dolmen

Para aquellos que nos encontramos más cercanos a la treintena de años y que comenzamos a leer cómic a finales de los ochenta y, sobre todo, durante los noventa, se nos acaba de presentar una oportunidad de oro para recuperar una de las obras más interesantes y con peor suerte en el panorama editorial español. Gracias a Dolmen Editorial nos llega el momento de poder disfrutar con “Johan y Pirluit”, obra nacida de la mente de Pierre Culliford “Peyo”, autor de famosos Pitufos, y que tenía a esta obra como la más personal de las que realizo durante su larga carrera profesional hasta su fallecimiento en la década de los noventa.

Fue a finales de los lejanos años cuarenta cuando el autor creó a Johan, la parte más seria de este dúo protagonista y que fué el principal personaje durante las dos primeras entregas, ya editadas durante la siguiente década. Pasados esos episodios, Peyo crea a Pirluit, inicialmente como personaje secundario, pero que pronto cogería galones en la obra como contrapartida de Johan, quedando finalmente el cómic como tal y como lo conocemos con Johan y Pirluit viviendo diferentes aventuras en un apasionante mundo medieval.

Es en este mundo donde se centran las dos historias incluidas en este tomo. “La guerra de las siete fuentes” y “El anillo de los Castellac” son, respectivamente, las número diez y once de las trece que originalmente concibió Peyo de mediados de siglo en adelante (a finales de noventa se publicaron cuatro nuevas historias sin el autor original). Y aunque en esta recuperación que Dolmen está haciendo el objetivo es ofrecer todas las tramas al completo en una edición que esté a la altura, la editorial decidió que desde un punto comercial era mucho más interesante comenzar este lanzamiento con la parte considerada más notable de “Johan y Pirluit”. Es importante añadir que no resulta para nada imprescindible conocer las aventuras previas de los personajes para disfrutar íntegramente de este volumen. En el momento de escribir estas líneas ya se encuentra a la venta la segunda entrega que recupera “El país maldito” y “El sortilegio de Malasombra”, cronológicamente posteriores a las aquí incluidas.

En “La guerra de las siete fuentes”, Johan y Pirluit deciden atender a la historia con casi cien años de antigüedad que un fantasma les cuenta en un antiguo castillo. Siguiendo sus explicaciones terminan envueltos en un argumento donde los herederos de dicho monarca aparecen para intentar recuperar unas tierras abandonas tras un nefasto episodio con una bruja. Por otra parte, “El anillo de los Castellac” mantiene el registro monárquico en el que Johan y Pirluit ayudan al Duque de Castellac a recuperar todo aquello que perdió tras ser secuestrado. La figura del traidor a la casa real aparece para intentar que el Duque no consiga volver, ya sea incluso realizando un falso rescate. Ambas historias mezclan de manera fabulosa el ambiente medieval con unos toques fantásticos y de humor, además de una pequeña aparición de los Pitufos, que tomarían mayor protagonismo en tomos sucesivos por motivos comerciales.

La edición que nos llega de Dolmen es de una calidad excepcional en líneas generales, con el tamaño original de la obra, tapas duras de verdad y un papel con buen grosor, únicamente achacable los colores oscuros de las viñetas, que quedan algo descoloridos, quedando este problema solucionado en la nueva entrega ya disponible. Muy agradable también encontrarse con multitud de extras durante una veintena de páginas que amplían los detalles más conocidos, y mostrándonos facetas y curiosidades más desconocidas. Con todo esto, no me queda más que recomendar “Johan y Pirluit” a todo el mundo aficionado al cómic en general, ya sea más joven y adulto porque sus historias están al alcance de cualquier persona sin distinción y serán disfrutadas sin duda por todo el abanico de edades y gustos posibles.

"Fuegos Fatuos", de Fabián Porras

Título: "Fuegos Fatuos"
Autor: Fabián Porras
Páginas: 480
Editorial: Palabras de Agua

Si hay un libro que en los últimos tiempos me haya llamado la atención sobre manera con solo verlo, ha sido “Fuegos Fatuos”. Y no estoy hablando de su argumento sino de ese aspecto que actualmente, en el cada vez más al acecho mundo del libro electrónico, se le da menos importancia de la que en algunos casos tiene: la portada. El envoltorio. Si, habrá otras que a cada uno le puedan gustar más, pero a mí personalmente la imagen que inicialmente te da esta nueva obra de la editorial Palabras de Agua ya hace que, como mínimo, me intrigue lo suficiente como para darle una oportunidad.

“Fuegos Fatuos” es una novela de fantasía situada en un mundo llamado Altaria, y que da nombre a su vez a la colección donde se encuentra en la editorial. Un mundo donde la característica principal es que no existe el día, con su iluminación como tal. Hubo un momento donde los claros y la oscuridad se alternaban igual que en cualquier otro lugar, pero en Altaria los diferentes sucesos acaecidos a lo largo de los tiempos ha provocado que ahora lo máximo a lo que puedan aspirar es a tener ratos de “grises”. Periodos equivalentes, por ejemplo, al invierno del norte de Europa donde se sucede la noche con horas donde clarea ligeramente dejando ver apenas el horizonte. Por ello, la única manera de poder seguir “viendo” es haciendo uso de luz líquida, la cual se puede comprar a precios abusivos o conseguirla en el mercado negro.

En el actual contexto comercial de la literatura de fantasía, no es habitual encontrar novelas como “Fuegos Fatuos”, donde apenas tenemos tres, cuatro o cinco personajes principales, situados en dos lugares diferentes y cuya relación no terminamos de atisbar en su totalidad en esta primera obra. ¿Primera? Efectivamente, esta es la primera de las dos entregas en que se va a contar la historia de Balsir, el último cuentacuentos, sobre el que se asienta la mayor parte del argumento de la novela junto con el de la joven Ámbar, a la cual conocemos en los primeros compases de la obra. Tras los sucesos que tienen lugar en la residencia principal de ella, ambos inician un viaje escapando de las amenazas que les siguen y persiguiendo a su vez secretos que les llevan a un significativo final. Con todo esto, la trama no es ni lo suficientemente sencilla como para considerarla una obra juvenil ni lo bastante oscura como para que los aficionados más cercanos a la agresividad sin dudas de otras sagas puedan darse por realizados plenamente. 

Fabián Porrás, joven autor costarricense, consigue en “Fuegos Fatuos” tejer un interesante argumento, aderezándolo con los cuentos y leyendas que el protagonista va relatando en las tabernas donde van realizando paradas en su viaje y que nos permite conocer la historia de Altaria y sus gentes. Sin embargo, es precisamente en algunos de estos momentos cuando la lectura se torna en algunos casos algo más pesada, ya que en la parte central apenas sucede nada de interés para la trama principal, aguantando el clímax final lo más posible de manera que pueda soltarlo en la recta final del libro. Un final lo sumamente interesante como para que, cuando llegue el momento, repita el viaje a Altaria y vea que sucede con los protagonistas que siguen adelante.

"Apocalipsis Island: Guerra Total Z", de Vicente García

Título: "Apocalipsis Island: Guerra Total Z"
Autor: Vicente García
Páginas: 296
Editorial: Dolmen

El pasado mes de septiembre de este 2013, la editorial Dolmen lanzaba una campaña publicitaria asociada a su larga serie de novelas de temática Z, “Ruta Zombie”, donde además se realizaron algunos sorteos para poder viajar a la recién concluida cita de Sitges, etc. Con dicho evento, además, se llevaron a cabo sesiones de firmas a lo largo de todo el territorio nacional para que la gente se acercara más si cabe a algunos de los grandes éxitos de los últimos años para esta pequeña editorial: los libros zombie.

En esas fechas, y con motivo de la visita de Vicente García a tierras santanderinas, servidor aprovechó la ocasión para continuar con la saga Apocalipsis Island, la cual tenía algo olvidada desde la edición de “Misión África” hace ya un tiempo, cuya lectura no me resulto tan satisfactoria como si lo ha sido “Guerra Total Z”. Esta saga formó en su momento parte del inicio de esta línea editorial junto a otros nombres como Carlos Sisí o Víctor Conde, y pasados los años aun sigue adelante, con cinco novelas en su haber y con una sexta a punto de ser editada en apenas unas semanas en el momento de escribir estas líneas.

La saga, leída hasta esta cuarta parte, es una montaña rusa de opiniones para mí. Tras la entretenida lectura del libro donde conocemos a los protagonistas Marc y Tony, llegaron los “Orígenes” que me resultó complicado terminar de leer en su momento dado el aburrimiento, y una “Misión Africa”, que si bien se dejaba leer, no alcanzaba las cotas que vimos en la inicial y que eleva notablemente este libro, “Guerra Total Z”.

Un título que adelanta que, entre otras cosas, aquí tenemos (aun) más zombies y (aun) más armas. Y todo esto contado en dos partes que resultan interesantes, la primera centrada en los años de investigación científica del nacimiento y desarrollo del virus Z por parte de Marc, el protagonista, mientras que en la segunda nos situamos finalmente en la defensa de Madrid para evitar su caída definitiva en manos de los muertos vivientes. Ambas partes, como decía, resultan agradables de leer, gracias a la escritura sencilla de Vicente y el darnos la sensación de estar ante ese gran “blockbuster” del cine, como puede ser la actual “Guerra Mundial Z”. Muchos enemigos, tanto humanos como muertos, muchas decisiones moralmente discutibles para algunos y una tensión continua en el ambiente que favorece que las páginas pasen y pasen sin apenas darnos cuenta.

En el lado negativo, y aunque personalmente me encantan las historias de este género donde entran en juego los mandos militares y políticos, en este caso los extremos son llevados, valga la redundancia, hasta el extremo más descarado, sin apenas medias tintas. Por otro lado, la presencia femenina en ambas partes de la novela resulta meramente anecdótica, con un uso meramente sexual de estos personajes.

Sin suponer una revolución en el amplio abanico de opciones de literatura zombie existentes actualmente, “Guerra Total Z” es con total seguridad, la mejor novela de la saga “Apocalipsis Island” hasta este momento. Tiene un poco de todo rodeado de muchos muertos y su lectura es de lo más entretenida para el lector ávido de tensión, carreras y toneladas de munición en aras de salvar a Madrid en particular y al mundo en general y dejarnos un buen rato en manos de un libro del género.


"Espejismo", de Hugh Howey

Título: "Espejismo"
Autor: Hugh Howey
Páginas: 549
Editorial: Minotauro

Caí en la tentación de leer “Espejismo” cuando descubrí que su editorial en España, Minotauro, lo estaba editando “troceado” en ebook a precios más reducidos, pero cuyo importe total era idéntico al que tiene la edición final. La idea de este formato de publicación era imitar cómo originalmente el autor lo editó en su país, ya que comenzó con un primer relato largo que, tras un gran éxito en Amazon, termino alargando hasta completar las cinco partes que nos ocupan y que se agrupan en este tomo recién publicado.

Y esa fue una idea tan interesante que no pude resistirme. No menos importante es el hecho de que el argumento me atraía, pero si puedes probar un poco la comida del plato antes de pagarlo entero por narices, pues mejor que mejor. Lástima que la labor de promoción de este formato haya sido… ¿inexistente? Yo soy de esas personas que habitualmente visitan las redes sociales, los blogs del género, de las editoriales, etc. pero al final terminé descubriendo “Espejismo” gracias a una recomendación de la propia Amazon (los clientes que compraron este libro también compraron…). A parte de ahí, tiras de la manta y descubres que hay una web en castellano (www.cronicasdelsilo.com) dedicada por completo al libro, la cual está muy bien, o descubres que tras Hugh Howey hay un “caso de éxito” literario.

Temas editoriales aparte, lo cierto es que estoy seguro de que, en la mayor parte de las personas que se pongan a ello, si leéis el primer relato de esta compilación, no podréis dejarlo hasta el final. Es uno de esos casos en los que te sientes atrapado por esos misterios que recuerdan en muchos casos a “Lost”, la serie de televisión, donde vamos conociendo retazos poco a poco de algo que parece una gran conspiración. ¿O no?

El argumento es sencillo de base. Tenemos a todo lo que queda de la humanidad metida en un silo bajo tierra, ya que el aire fuera ha quedado completamente irrespirable y tóxico. Casi 150 plantas que descienden hacia el interior de la tierra y que se rigen por unas estrictas normas que no a todos convencen. Pero, personalmente, a mí lo que más me ha interesado y atraído, y la razón por la que no he podido parar de leer hasta el final ha sido lo que no se puede acceder: el exterior. Esa sospecha continua sobre el que hay fuera (The truth is out there), el porqué se ha llegado a esa situación, así como algún asunto que no voy a contar hacen, de todo lo que rodea a este tema, lo mas intrigante y adictivo, que además crece y crece hasta la cuarta parte (de cinco) del libro.

Y aunque en el “debe” de esta novela puede quedar el larguísimo y estirado capitulo cinco, la sensación global que te queda es de que esto podría ser un “best-seller” tal y como los conocemos. Si bien partimos de una base de ciencia ficción del futuro, la trama es relativamente sencilla, está contada a píldoras de una manera muy efectiva y el lenguaje utilizado no es nada rebuscado. Creo que, con el éxito que trae de origen, así como con lo de actualidad que se encuentra el género en cuanto a cine, literatura, cómic, etc., “Espejismo” podría ser uno de los grandes títulos de esta recta final del año. Ahora hace falta que alguien se entere de ello. Ojalá así sea.

"Fieramente Humano", de Rodolfo Martínez

Título: "Fieramente Humano"
Autor: Rodolfo Martínez
Páginas: 476
Editorial: Sportula

Probablemente hace apenas dos meses no se me hubiera pasado por la cabeza que, pasado ese tiempo, iba a haber leído esta novela de Rodolfo Martínez. No penséis que es por nada personal, simplemente no me atraía a priori la obra. Sí hay otras como el ciclo de Drimar, que tengo apuntado para en un futuro leer, que parecen argumentalmente mas tentadoras para mis gustos, pero “Fieramente humano” no parecía que fuera a ser mi estreno en la literatura de Rodolfo.

Sin embargo, aquí estamos. Hace unas semanas apareció bajo Sportula, el sello editorial que el mismo autor dirige, la oportunidad de adquirir este libro en formato ebook por apenas un euro. Y dije, ¿Por qué no comenzar con esta historia? Tras comprarlo cómodamente, apenas unos días después comenzaba con la lectura de una novela que me ha dejado, como dicen algunos graciosos, a cero grados. Lo que viene a decir que ni frío ni calor.

El punto de partida es interesante. Tenemos un policía, Gabriel, que conoció no hace mucho al Doctor Zanzaborna, el cual a su vez se encuentra acompañado de la enigmática Eva, de la que iremos conociendo sus motivaciones a lo largo de la historia, en la que se convierte en muchos momentos en el objeto de deseo de Gabriel. Esta relación a tres bandas se verá aderezada con la aparición de Niete Nowan, el “malo” de “Fieramente Humano” que nos permitirá conocer una historia acaecida hace treinta años que, como todo lo malo, nunca muere y que nos llevará a una serie de enfrentamientos entre los protagonistas con un final a descubrir por parte del lector. Y todo con un nexo común, La Ciudad.

Todos estos elementos se entrelazan en una serie de saltos espacio temporales que, sobre todo en la primera mitad, provocan incertidumbre en alguien que, como yo, se acercaba por primera vez a la obra de Rodolfo Martínez. De hecho, personalmente no ha sido hasta prácticamente el sesenta por ciento de la lectura cuando realmente me he ubicado definitivamente y he intuido a lo que me estaba enfrentando y lo que podía esperar de las siguientes páginas. Confieso que en muchos de esos momentos de la primera parte de la obra estuve tentado de dejarla de lado. No lo hice finalmente. Y eso me llevó a una parte final mucho más interesante, que es capaz de absorberte si has tenido el tesón de llegar hasta este punto.

En “Fieramente Humano” hay muchas de las cosas que habitualmente más se valoran de manera positiva e una novela de este tipo. Unos personajes claramente definidos, una buena dosis de misterio en cada uno que nos intriga y una historia que, cerca de su fin, cobra sentido. SIn embargo, no es para nada una lectura fácil, y tiene varios momentos para mi gusto aburridos y confusos, pero he de reconocer que, al final, hay recompensa a haber llegado hasta ese tan esperado “Fin” que en muchos momentos deseas que no tarde mucho en llegar.

"Flashforward", de Robert J. Sawyer

Título: "Flashforward"
Autor: Robert J. Sawyer
Páginas: 320
Editorial: La Factoría de las Ideas

Hace ya unos años, cuando la serie de mismo nombre se estrenó de manera ciertamente exitosa en todo el mundo, me decidí a comprar el libro en que se basaba, “Flashforward”, o como inicialmente se llamó en nuestro país “Recuerdos de futuro”. La premisa inicial tanto del libro como de la serie televisiva, parte de una masiva pérdida de conciencia por parte de todo el planeta. Durante esos escasos dos minutos, cada persona puede ver cómo serán sus vidas veinte años en el futuro. Aunque también habrá quien no vea nada, intuyendo que probablemente la muerte lo alcance antes de esa fatídica fecha. 

Tanto la causa como algunas de las consecuencias de este hecho son el centro de toda la trama de este libro, el cual he tardado prácticamente tres años en cogerlo de la estantería y ponerme a su lectura.

Decía el propio Robert J. Sawyer en el pasado festival Celsius en Avilés que esta novela probablemente no fuera la mejor de su carrera literaria. Y yo, como novato que soy de sus obras, espero que así sea, ya que, sin ser horrible, dista mucho de la excelencia que se puede esperar de un multipremiado escritor. La idea sobre la que se asienta este libro, eso sí, me parece sumamente interesante. Igual que lo era el de la serie televisiva, aunque su argumento posterior fuera completamente diferente a lo que se plantea en las páginas escritas. Sin embargo, ambos elementos sufren de un desarrollo muy irregular según se avanzan las páginas que en el caso del producto audiovisual terminó con una merecida cancelación.

Da la sensación en muchos momentos de que “Flashforward” se trate de un caso parecido al de la serie “Lost”, donde se fueron abriendo tantas tramas que finalmente los creadores no supieron cerrar nada más que de una manera ridícula. En este caso no resulta tan vergonzante, pero ocurre eso mismo, ya que se crean una serie de expectativas que en la segunda mitad de la lectura no son finalizadas, dejando al lector algo huérfano de ciertos detalles, además de unos personajes que no terminan de explotar definitivamente.

Y a pesar de ello, he de confesar que la lectura no se me ha hecho nada pesada, sobre todo si obviamos estos problemas e intentamos pasar un buen rato. De hecho, en apenas dos o tres tardes bien echadas te puedes terminar “Flashforward” si no eres especialmente exigente. Una novela que, a pesar de diluirse en sí misma, consigue entretener durante gran parte de sus trescientas páginas, con ciencia ficción en pequeñas dosis y que, sin ser muy difícil a priori, deja finalmente a la serie a la altura del betún. 

"Embassytown", de China Miéville

Título: "Embassytown"
Autor: China Miéville
Páginas: 448
Editorial: Fantascy

Hablar de China Miéville es hablar, con casi total seguridad, de uno de los autores que más popularidad ha alcanzado en los últimos años. No solo en nuestro país, donde las editoriales parecen pugnar por los derechos de las novelas del británico, sino fuera de nuestras fronteras donde, año tras año, novela tras novela, consigue copar las listas de más vendidos del género de la ciencia ficción, así como la de los libros y autores premiados con los diferentes galardones más populares: Locus, Hugo, etc.

Los lectores de habla hispana seguidores de China recibíamos hace apenas unos meses doble ración de buenas noticias. Por un lado, la mundialmente expandida editorial Random House Mondadori lanzaba un sello de género fantástico y de ficción, Fantascy, donde englobar a los autores que ya editaban (Paolo Bacigalupi, Terry Prattchett, Brent Weeks, etc) así como a los nuevos “fichajes” literarios. En este segundo grupo entró, entre otras, “Embassytown”, editada en su idioma original en 2011 y que suponía la segunda buena noticia de la que hablaba anteriormente.

Bajo el subtitulo castellano de “La Ciudad Embajada”, la nueva obra que nos llega de China Miéville es un alarde de imaginación y de pensamiento, de descubrir las fronteras del ser humano, marcada en muchas maneras por la forma de expresarse en función de donde te encuentres. En este sentido, el autor inglés nos sitúa en un planeta en el límite de la zona habitable humana llamado Arieka, donde residen originariamente los Ariekei. Es aquí donde podemos encontrar “La ciudad embajada” lugar en el que se asientan los colonos humanos, los cuales han generado a lo largo del tiempo a congéneres (“Embajadores”) capaces de comunicarse con los habitantes del planeta. Será la llegada de un nuevo Embajador y su discurso lo que inicie el conflicto central de la trama de esta novela donde la manera de comunicarse entre seres es el eje central, y de la que creo es mejor no desvelar nada, ya que el poder descubrir por parte del lector todos los misterios de ese lenguaje al mismo tiempo que el autor quiere que los conozcas es uno de los grandes aciertos de la novela y la mejor manera de ir enganchándose pagina a pagina a la lectura.

A la vez que reconozco que he disfrutado mucho leyendo las aventuras de la protagonista principal, Avice, también creo que China Miéville utiliza un recurso que no considero imprescindible para que la novela hubiera sido igualmente disfrutable. Y hablo de lo costoso que puede resultar el primer centenar de páginas, lleno de palabras que definen objetos o lugares que podrían haberse llamado de manera más cercana a como lo conocemos habitualmente. Quizá esto también lo haga especial y diferente, pero también hará que este libro sea etiquetado frecuentemente como ciencia ficción “hard”, echando a mucho público hacia atrás, cuanto no es de lo más agresivo que se pueda encontrar en el género.

Sea como fuere, lo cierto es que “Embassytown” es una de las mejores lecturas de ciencia ficción que se puede encontrar, con un trasfondo que va más allá de lo habitualmente establecido, y cuya dificultad en el inicio de la lectura no debería echar a atrás a aquellos lectores ávidos de una obra que permite disfrutar de interesantes reflexiones sobre la comunicación, así como de una trama propiamente adictiva por sí misma y cuya resolución es igual de atractiva.

"El hombre que nunca sacrifica las gallinas viejas", de Darío Vilas

Título: "El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas"
Autor: Darío Vilas
Páginas: 184
Editorial: Tyrannosaurus Books

¿Cuántas veces hemos oído, en los últimos años, aquello de “era un vecino normal, muy amable, no me podía imaginar lo que hacía cuando no lo veíamos? En la era de la comunicación en la que nos encontramos, es difícil que no nos lleguen historias agresivas, de maltrato y dejación, provocadas en muchas de las ocasiones por personas aparentemente normales. Personas que perfectamente pueden ayudar a una señora mayor a cruzar una calle de una acera a otra mientras, en su parte más opaca, guardan un secreto que nadie puede llegar a concebir.

Esto podría servir de ejemplo para explicar lo que el gallego Darío Vilas nos propone en “El hombre que nunca sacrificaba la gallinas viejas”, de reciente edición por la fabulosa editorial Tyrannosaurus. Una novela relativamente corta, de apenas dos centenares de páginas pero que consigue llegar a aquello que busca: impactar mientras engancha al lector. Para ello, no se escatima en un lenguaje duro en algunos momentos, con escenas violentas en las que el autor no busca regodearse, ni tampoco se ceba en descripciones exhaustivas al respecto, simplemente nos las relata tal como son y sin miramientos.

Una historia protagonizada por Marquitos Laguna, un aparentemente amable personaje de la isla de Simetría que esconde un secreto, o varios según lo veamos, como los que comentaba anteriormente. Un secreto que durante muchos años lastró su vida hasta finalmente dejarlo, acompañado por supuesto por su huerta y sus gallinas. Sin embargo, con el paso de los años, algo provoca que vuelva al mundo de la tortura, de la crueldad, de convertirse de puertas para afuera en ese amable hombre de dos metros de altura a, de puertas para adentro, en un asesino sin escrúpulos que utiliza su sótano como lugar donde llevar a cabo sus actividades.

Con su tercera novela, “El hombre que nunca sacrificaba la gallinas viejas”, Darío Vilas consigue introducirnos en ese género que su editorial ha vendido como base de su nueva línea de libros, el del “realismo sucio”, donde todo lo que parece normal no tiene porqué serlo, y donde los secretos que se ocultan en el fondo de la persona que este sentada a nuestro lado en el autobús puede ser mucho más aterrador que el de la noticia estrella del informativo diario. 

"La Voz de las Espadas", de Joe Abercrombie

Título: "La voz de las espadas"
Autor: Joe Abercrombie
Páginas: 744
Editorial: Alianza

Si me preguntáis hace apenas tres meses por Joe Abercrombie lo más seguro es que no habría sabido deciros ni a qué se dedica. Sin embargo, con apenas un libro leído, hoy puedo decir que se ha convertido en uno de los autores a seguir detenidamente tanto en el presente como en el futuro. ¿Qué ha hecho cambiar su status dentro de mi panorama literario personal? Pues, sin duda, la lectura de la fabulosa “La voz de las espadas”.

Este es uno de esos casos en los que la lectura de la contraportada no promete nada más allá de una típica novela, en este caso encuadrada en el género fantástico, donde caben todos los elementos tan característicos del género: guerras por el poder, magos, espíritus, bárbaros, etc. Sin embargo, a pocas páginas de comenzar ya se va notando que Joe Abercrombie no va a seguir los mismos hilos clásicos, tomándoselo todo desde un inicio con una inusual calma, pero sin perder el tiempo, que le lleva a poder desarrollar sus personajes de la manera más natural posible. Poco a poco vamos conociendo a una serie de protagonistas que en el último tercio de la novela convergen en un punto que servirá nuevamente de partida para los siguientes volúmenes.

A “La voz de las espadas” se le puede achacar, creo que con cierta razón, que suma un alto número de páginas para la cantidad de acciones que ocurren. Y esto sucede sin que apenas seamos conscientes de que está pasando realmente. Únicamente al final de la lectura, cuando cerramos el tomo, es cuando nos damos cuenta de que quizás no nos han contado muchas cosas para las setecientas páginas leídas, pero la forma de contarlo, lo fácil que supone identificarse con los protagonistas gracias a sus diálogos nada ampulosos así como lo que se va preparando para las siguientes aventuras hacen de esta lectura uno de los momentos más placenteros en este género de los últimos tiempos. Y todo esto lo consigue, además, sin la necesidad de contar enormes batallas confusas, sin grandilocuencias típicas de la literatura fantástica, y dejándonos una sensación de que detrás de las historias aquí iniciadas existe ese "algo más" que no conocemos y sobre lo que Joe Abercrombie seguro profundiza en las siguientes entregas.

Efectivamente, como habéis leído y siguiendo los cánones, “La voz de las espadas” es la primera entrega de una trilogía titulada “La primera ley”, ya concluida y editada por completo en castellano por Alianza. En este sentido, la enhorabuena a la editorial por la fabulosa edición en tapa dura a un precio imbatible hoy en día. Y aunque la suma de los tres libros dan lugar a más de 2000 páginas de contenido, las ganas por continuar con las peripecias y venganzas de Glokta, Logen, etc. son muy, pero que muy poderosas, lo que hará que no prorrogue en exceso la lectura de “Antes de que los cuelguen”, segunda entrega, la cual está ya situada en mi estantería para ser devorada lo antes posible.

CELSIUS 232 (Crónica)

Ha pasado casi una semana desde su conclusión en el momento de escribir este comentario, pero aun resuena por Internet los ecos de cuatro días de fantasía en Avilés. Días de mundos imaginarios, ciencia ficción y miedo, donde se reunieron una buena cantidad tanto de autores como de lectores para compartir impresiones y comentarios sobre las obras de reciente salida o de grandes clásicos que nunca caducan.

Esta segunda edición (primera para mi, ya que el año pasado no asistí) ha sido una buena muestra de hasta dónde puede llegar el nivel de público de estos géneros literarios sin un autor realmente superventas como el año pasado fue George RR Martin (Juego de Tronos, si alguno anda perdido). Y en este caso se ha visto que si bien durante los días “entre semana” la asistencia no era grande ni mucho menos, sí que llegada la tarde del viernes y sobre todo el sábado, se vio como el flujo de entrada y salida de la carpa principal, del auditorio de presentaciones o de curiosos echando un ojo a las casetas aumentaba considerablemente.

Desde un punto de vista personal, no puedo más que rendirme ante los fantásticos dos días y medio que estuve por allí, donde tuve oportunidad de conocer a ilustres autores o blogueros a los que más adelante iré nombrando. Un recuerdo fabuloso el que me llevo, y que espero volver a compartir y, si cabe, mejorar el año próximo. Entro con algo más de detalle.

Jueves 31

A media tarde, cuando apenas había dejado la mochila en el hotel donde me iba a hospedar durante las dos noches, me acerque raudo y veloz a intentar atender algo de la charla que Lauren Beukes y Nina Allan estaban dando en el auditorio de la casa de la cultura (sí, existen las casas de la cultura). Desafortunadamente, nada más sentarme se daba fin a la exposición de ambas autoras que, según me comentaron posteriormente, fue notable y muy atractiva de escuchar. Ya que me encontraba sentado me quedé a ver a Javier Negrete, reconocido autor nacional del que he de confesar que no he leído ninguna obra a pesar de tener su saga de Tramorea y Atlántida entre mis objetivos desde hace tiempo, y que comentó junto a Jorge Ivan Argiz algunas de las novelas ya editadas haciendo un repaso general a toda su trayectoría. Nada nuevo pero sí muy entretenido. Después de ir a comenzar a encontrar a gente con la que pasaría estos días, volví por la carpa donde comenzaba la presentación de SonoLibro, una editorial de audiolibros dramatizados, con miles de efectos sonoros la mar de curiosos y a los que finalmente compré una recopilación de relatos Z, para probar como es esto de las novelas en audio. Sé que es algo que en los países anglosajones se usa mucho, pero en España no parece encontrar aun su mercado ni su público potencial. Yo, de todas maneras, voy a probar la experiencia.


Viernes 1

Metido ya de lleno en el Celsius y recién despertado me acerque a la presentación de Virginia Pérez de la Fuente, autora que tampoco he leído, pero que con las flores que le echó el presentador José Manuel, así como con las opiniones que he escuchado en estos días, hace que “El sueño de los muertos” sea una opción a tener en cuenta. Y si en algunos casos no he podido leer nada de los autores, en este no conocía directamente al escritor. Hablo de Ismael Martínez Biurrun, que con la explicación que dio de sus obras y sus argumentos para ellas, me atrajo lo suficiente para comprar “Mujer abrazada a un cuervo” que a priori promete emociones fuertes. Ya os contaré que tal esta obra, que no es la última, pero es la que más me entró por el oído en la charla, donde adelanto que su próxima novela saldrá bajo Fantascy, la nueva editorial de Random House. Tras un descanso y tomar algo en las terrazas de la plaza, pude ver el final de la charla de Carlos García Miranda, conocido por sus guiones para series de TV, y que acaba de sacar un libro destinado a un público más juvenil y que prácticamente llenaba la carpa donde estaba teniendo lugar. Con el cambio de público entró Víctor Conde en acción. Víctor es un escritor al que reconozco no terminó de entender sus historias y eso hace que mi miedo ante “He oído a los mares gritar mi nombre” no me permita comprarlo a la ligera. Y eso que el nombre del libro te obliga a comprar sí o sí, pero mis experiencias previas con sus textos me lo impiden al menos de momento. Otro pequeño descanso para encarar la presentación de la antología “Más allá de Nemesis”, un conjunto de historias editadas por Sportula y que cuentan con gente como Juan Miguel Aguilera, Javier Negrete, Eduardo Vaquerizo, etc. Calidad asegurada y que tengo apuntada en mi agenda de futuras adquisiciones, máxime tras el buen sabor de boca dejado en esta charla, donde hablaron del universo tras Nemesis y Akasa-Puspa. Terminé la mañana con la presentación de “Red Zone”, de la autora canaria Macu Marrero, que nos comentó todos los detalles del libro editado por Dolmen, aunque el hambre provocó que mucha gente ya se hubiera retirado a llenar el estómago.



Tras una opípara comida por Avilés, llegamos al turno de tarde, con presencia totalmente anglosajona en la casa de la cultura. Empezamos con David Moody, autor inicialmente de novelas Z pero que confiesa esta aburrido de ellas y quiere explorar otro tipo de obras, siempre dentro del terror. No había mucha gente, quizá porque muchos de ellos estaban esperando a Robert J Sawyer, uno de los platos fuerte con el que Juan Miguel Aguilera repaso buena parte de su carrera literaria, para finalmente preguntar si alguien podría llevarle a él, su mujer y a Steven Erikson ese mismo domingo al museo jurásico de Asturias. No sé en qué quedaría la cosa, pero espero que consiguieran algún voluntario. Me tomé un descanso con David Simon, y eso que el aforo estaba prácticamente completo, pero necesitaba salir a ver un poco de calle antes de volver para ver a Steven Erikson en acción, el cual no habló apenas nada de su larga saga de Malaz, sino de la figura de “el héroe” en las novelas de fantasía y ciencia ficción, así como en el cine y otras formas de expresión. Con esto, cerré prácticamente un día al que sólo le quedo cenar y tomar algo antes de volver a la cama tras estar todo el día fuera.



Sábado 2

Último día de festival que comenzaba (demasiado) pronto con la presentación de “La ley del trueno” de Sergio Mars. Hace ya un tiempo que leí “Cuarenta siglos os contemplan” y tenia curiosidad por ver qué tipo de novela acaba a de editar Sergio. Una novela aparentemente de fantasía, pero llevado al extremo, que ya tengo en mi poder y espero poder comenzar a leer en poco tiempo. Me quedé ya de paso a la charla con Enrique Vicente Vegas, que venía a presentar sus nuevos cómics: “El cabezón de acero” y “Las guerras cabezón”, y que explicó parte del futuro hilvanado en el mantel de la cena de la noche anterior junto a sus editores, plan que él mismo confiesa se vendrá abajo más pronto que tarde. Tras un pequeño descanso por mi parte vi la parte final de la presentación de Martin Piñol, a quien no conocía, pero que hizo las delicias de todo los que allí estábamos gracias a sus comentarios y bromas, fuésemos más grandes o más pequeños (además de poder degustar un cupcake in situ). Personalmente cerré el Celsius con otras dos presentaciones, una a cargo de autores Z de Dolmen: Víctor Blázquez, Vicente García y Joe Alamo que hablaron un poco por encima de cada una de sus recientes novelas: “El cuarto jinete: Armagedón”, “Apocalipsis Island” y “Tom Z Stone” respectivamente. Y para finalizar, la presentación de “Cinco tumbas sin lápida” y “Batalla por chicago” de Tony Jimenez, al cual sólo conocía de leer su nombre por la red y que ahora edita prácticamente al mismo tiempo dos novelas completamente diferentes entre sí. Tras la fabulosa fabada con la que la organización obsequiaba a los asistentes llegó la tarde, que sirvió para hablar y hablar aun más de lo que lo habíamos hecho en días previos, hasta prácticamente la puesta del sol. Tras esto, al final de la tarde, el inevitable viaje de vuelta a Santander, en dos horas demasiado reales tras dos días y pico de imaginario colectivo.

Sergio Mars sólo ante el peligro



La fabada iba viento en popa...

Víctor Blazquez, Vicente García, Joe Alamo y Jorge Ivan Argiz (izqu. a derecha)

Tony Jimenez

Comida pantagruélica

No puedo terminar este comentario sin nombrar a todas aquellas personas y autores que en mayor o medida me aguantaron durante todo este tiempo. Nombres como Juan de Dios Garduño, Víctor Blázquez, Joe Álamo, Daniel Expósito, Silvia Lorenzo, Macu Marrero, Vicente García, Virginia Pérez de la Fuente, y posteriormente Sergio Mars, Elias Combarro (http://sentidodelamaravilla.blogspot.com.es/), Miquel Codony (http://www.qdony.net/) y muchos más que mi memoria no me deja recordar, pero que están en alguna parte de ella misma. Un placer haber compartido con vosotros todo este tiempo, fuese mayor o menor.

Y a la organización, por su estupenda labor general. Ah, y para el año que viene ya están confirmados Brandon Sanderson y Patrick Rothfuss, así que… ¡Celsius!

 
Con la tecnología de Blogger.