"La Voz de las Espadas", de Joe Abercrombie

Título: "La voz de las espadas"
Autor: Joe Abercrombie
Páginas: 744
Editorial: Alianza

Si me preguntáis hace apenas tres meses por Joe Abercrombie lo más seguro es que no habría sabido deciros ni a qué se dedica. Sin embargo, con apenas un libro leído, hoy puedo decir que se ha convertido en uno de los autores a seguir detenidamente tanto en el presente como en el futuro. ¿Qué ha hecho cambiar su status dentro de mi panorama literario personal? Pues, sin duda, la lectura de la fabulosa “La voz de las espadas”.

Este es uno de esos casos en los que la lectura de la contraportada no promete nada más allá de una típica novela, en este caso encuadrada en el género fantástico, donde caben todos los elementos tan característicos del género: guerras por el poder, magos, espíritus, bárbaros, etc. Sin embargo, a pocas páginas de comenzar ya se va notando que Joe Abercrombie no va a seguir los mismos hilos clásicos, tomándoselo todo desde un inicio con una inusual calma, pero sin perder el tiempo, que le lleva a poder desarrollar sus personajes de la manera más natural posible. Poco a poco vamos conociendo a una serie de protagonistas que en el último tercio de la novela convergen en un punto que servirá nuevamente de partida para los siguientes volúmenes.

A “La voz de las espadas” se le puede achacar, creo que con cierta razón, que suma un alto número de páginas para la cantidad de acciones que ocurren. Y esto sucede sin que apenas seamos conscientes de que está pasando realmente. Únicamente al final de la lectura, cuando cerramos el tomo, es cuando nos damos cuenta de que quizás no nos han contado muchas cosas para las setecientas páginas leídas, pero la forma de contarlo, lo fácil que supone identificarse con los protagonistas gracias a sus diálogos nada ampulosos así como lo que se va preparando para las siguientes aventuras hacen de esta lectura uno de los momentos más placenteros en este género de los últimos tiempos. Y todo esto lo consigue, además, sin la necesidad de contar enormes batallas confusas, sin grandilocuencias típicas de la literatura fantástica, y dejándonos una sensación de que detrás de las historias aquí iniciadas existe ese "algo más" que no conocemos y sobre lo que Joe Abercrombie seguro profundiza en las siguientes entregas.

Efectivamente, como habéis leído y siguiendo los cánones, “La voz de las espadas” es la primera entrega de una trilogía titulada “La primera ley”, ya concluida y editada por completo en castellano por Alianza. En este sentido, la enhorabuena a la editorial por la fabulosa edición en tapa dura a un precio imbatible hoy en día. Y aunque la suma de los tres libros dan lugar a más de 2000 páginas de contenido, las ganas por continuar con las peripecias y venganzas de Glokta, Logen, etc. son muy, pero que muy poderosas, lo que hará que no prorrogue en exceso la lectura de “Antes de que los cuelguen”, segunda entrega, la cual está ya situada en mi estantería para ser devorada lo antes posible.

CELSIUS 232 (Crónica)

Ha pasado casi una semana desde su conclusión en el momento de escribir este comentario, pero aun resuena por Internet los ecos de cuatro días de fantasía en Avilés. Días de mundos imaginarios, ciencia ficción y miedo, donde se reunieron una buena cantidad tanto de autores como de lectores para compartir impresiones y comentarios sobre las obras de reciente salida o de grandes clásicos que nunca caducan.

Esta segunda edición (primera para mi, ya que el año pasado no asistí) ha sido una buena muestra de hasta dónde puede llegar el nivel de público de estos géneros literarios sin un autor realmente superventas como el año pasado fue George RR Martin (Juego de Tronos, si alguno anda perdido). Y en este caso se ha visto que si bien durante los días “entre semana” la asistencia no era grande ni mucho menos, sí que llegada la tarde del viernes y sobre todo el sábado, se vio como el flujo de entrada y salida de la carpa principal, del auditorio de presentaciones o de curiosos echando un ojo a las casetas aumentaba considerablemente.

Desde un punto de vista personal, no puedo más que rendirme ante los fantásticos dos días y medio que estuve por allí, donde tuve oportunidad de conocer a ilustres autores o blogueros a los que más adelante iré nombrando. Un recuerdo fabuloso el que me llevo, y que espero volver a compartir y, si cabe, mejorar el año próximo. Entro con algo más de detalle.

Jueves 31

A media tarde, cuando apenas había dejado la mochila en el hotel donde me iba a hospedar durante las dos noches, me acerque raudo y veloz a intentar atender algo de la charla que Lauren Beukes y Nina Allan estaban dando en el auditorio de la casa de la cultura (sí, existen las casas de la cultura). Desafortunadamente, nada más sentarme se daba fin a la exposición de ambas autoras que, según me comentaron posteriormente, fue notable y muy atractiva de escuchar. Ya que me encontraba sentado me quedé a ver a Javier Negrete, reconocido autor nacional del que he de confesar que no he leído ninguna obra a pesar de tener su saga de Tramorea y Atlántida entre mis objetivos desde hace tiempo, y que comentó junto a Jorge Ivan Argiz algunas de las novelas ya editadas haciendo un repaso general a toda su trayectoría. Nada nuevo pero sí muy entretenido. Después de ir a comenzar a encontrar a gente con la que pasaría estos días, volví por la carpa donde comenzaba la presentación de SonoLibro, una editorial de audiolibros dramatizados, con miles de efectos sonoros la mar de curiosos y a los que finalmente compré una recopilación de relatos Z, para probar como es esto de las novelas en audio. Sé que es algo que en los países anglosajones se usa mucho, pero en España no parece encontrar aun su mercado ni su público potencial. Yo, de todas maneras, voy a probar la experiencia.


Viernes 1

Metido ya de lleno en el Celsius y recién despertado me acerque a la presentación de Virginia Pérez de la Fuente, autora que tampoco he leído, pero que con las flores que le echó el presentador José Manuel, así como con las opiniones que he escuchado en estos días, hace que “El sueño de los muertos” sea una opción a tener en cuenta. Y si en algunos casos no he podido leer nada de los autores, en este no conocía directamente al escritor. Hablo de Ismael Martínez Biurrun, que con la explicación que dio de sus obras y sus argumentos para ellas, me atrajo lo suficiente para comprar “Mujer abrazada a un cuervo” que a priori promete emociones fuertes. Ya os contaré que tal esta obra, que no es la última, pero es la que más me entró por el oído en la charla, donde adelanto que su próxima novela saldrá bajo Fantascy, la nueva editorial de Random House. Tras un descanso y tomar algo en las terrazas de la plaza, pude ver el final de la charla de Carlos García Miranda, conocido por sus guiones para series de TV, y que acaba de sacar un libro destinado a un público más juvenil y que prácticamente llenaba la carpa donde estaba teniendo lugar. Con el cambio de público entró Víctor Conde en acción. Víctor es un escritor al que reconozco no terminó de entender sus historias y eso hace que mi miedo ante “He oído a los mares gritar mi nombre” no me permita comprarlo a la ligera. Y eso que el nombre del libro te obliga a comprar sí o sí, pero mis experiencias previas con sus textos me lo impiden al menos de momento. Otro pequeño descanso para encarar la presentación de la antología “Más allá de Nemesis”, un conjunto de historias editadas por Sportula y que cuentan con gente como Juan Miguel Aguilera, Javier Negrete, Eduardo Vaquerizo, etc. Calidad asegurada y que tengo apuntada en mi agenda de futuras adquisiciones, máxime tras el buen sabor de boca dejado en esta charla, donde hablaron del universo tras Nemesis y Akasa-Puspa. Terminé la mañana con la presentación de “Red Zone”, de la autora canaria Macu Marrero, que nos comentó todos los detalles del libro editado por Dolmen, aunque el hambre provocó que mucha gente ya se hubiera retirado a llenar el estómago.



Tras una opípara comida por Avilés, llegamos al turno de tarde, con presencia totalmente anglosajona en la casa de la cultura. Empezamos con David Moody, autor inicialmente de novelas Z pero que confiesa esta aburrido de ellas y quiere explorar otro tipo de obras, siempre dentro del terror. No había mucha gente, quizá porque muchos de ellos estaban esperando a Robert J Sawyer, uno de los platos fuerte con el que Juan Miguel Aguilera repaso buena parte de su carrera literaria, para finalmente preguntar si alguien podría llevarle a él, su mujer y a Steven Erikson ese mismo domingo al museo jurásico de Asturias. No sé en qué quedaría la cosa, pero espero que consiguieran algún voluntario. Me tomé un descanso con David Simon, y eso que el aforo estaba prácticamente completo, pero necesitaba salir a ver un poco de calle antes de volver para ver a Steven Erikson en acción, el cual no habló apenas nada de su larga saga de Malaz, sino de la figura de “el héroe” en las novelas de fantasía y ciencia ficción, así como en el cine y otras formas de expresión. Con esto, cerré prácticamente un día al que sólo le quedo cenar y tomar algo antes de volver a la cama tras estar todo el día fuera.



Sábado 2

Último día de festival que comenzaba (demasiado) pronto con la presentación de “La ley del trueno” de Sergio Mars. Hace ya un tiempo que leí “Cuarenta siglos os contemplan” y tenia curiosidad por ver qué tipo de novela acaba a de editar Sergio. Una novela aparentemente de fantasía, pero llevado al extremo, que ya tengo en mi poder y espero poder comenzar a leer en poco tiempo. Me quedé ya de paso a la charla con Enrique Vicente Vegas, que venía a presentar sus nuevos cómics: “El cabezón de acero” y “Las guerras cabezón”, y que explicó parte del futuro hilvanado en el mantel de la cena de la noche anterior junto a sus editores, plan que él mismo confiesa se vendrá abajo más pronto que tarde. Tras un pequeño descanso por mi parte vi la parte final de la presentación de Martin Piñol, a quien no conocía, pero que hizo las delicias de todo los que allí estábamos gracias a sus comentarios y bromas, fuésemos más grandes o más pequeños (además de poder degustar un cupcake in situ). Personalmente cerré el Celsius con otras dos presentaciones, una a cargo de autores Z de Dolmen: Víctor Blázquez, Vicente García y Joe Alamo que hablaron un poco por encima de cada una de sus recientes novelas: “El cuarto jinete: Armagedón”, “Apocalipsis Island” y “Tom Z Stone” respectivamente. Y para finalizar, la presentación de “Cinco tumbas sin lápida” y “Batalla por chicago” de Tony Jimenez, al cual sólo conocía de leer su nombre por la red y que ahora edita prácticamente al mismo tiempo dos novelas completamente diferentes entre sí. Tras la fabulosa fabada con la que la organización obsequiaba a los asistentes llegó la tarde, que sirvió para hablar y hablar aun más de lo que lo habíamos hecho en días previos, hasta prácticamente la puesta del sol. Tras esto, al final de la tarde, el inevitable viaje de vuelta a Santander, en dos horas demasiado reales tras dos días y pico de imaginario colectivo.

Sergio Mars sólo ante el peligro



La fabada iba viento en popa...

Víctor Blazquez, Vicente García, Joe Alamo y Jorge Ivan Argiz (izqu. a derecha)

Tony Jimenez

Comida pantagruélica

No puedo terminar este comentario sin nombrar a todas aquellas personas y autores que en mayor o medida me aguantaron durante todo este tiempo. Nombres como Juan de Dios Garduño, Víctor Blázquez, Joe Álamo, Daniel Expósito, Silvia Lorenzo, Macu Marrero, Vicente García, Virginia Pérez de la Fuente, y posteriormente Sergio Mars, Elias Combarro (http://sentidodelamaravilla.blogspot.com.es/), Miquel Codony (http://www.qdony.net/) y muchos más que mi memoria no me deja recordar, pero que están en alguna parte de ella misma. Un placer haber compartido con vosotros todo este tiempo, fuese mayor o menor.

Y a la organización, por su estupenda labor general. Ah, y para el año que viene ya están confirmados Brandon Sanderson y Patrick Rothfuss, así que… ¡Celsius!

 
Con la tecnología de Blogger.