"Asterix y los Pictos", de Jean-Yves Ferri y Didier Conrad

Título: "Asterix y los Pictos"
Guión: Jean-Yves Ferri
Dibujo: Didier Conrad
Páginas: 48
Editorial: Salvat

Esta no es una obra cualquiera en la larguísima trayectoria de Asterix y Obelix. Nada menos que en el número treinta y cinco de esta larga colección ambos galos van a ver como la autoría de sus aventuras cambian de manos, cediendo Albert Uderzo su labor a dos autores de cierto renombre en el cómic europeo como son Jean-Yves Ferri y Didier Conrad.

Del primero conocemos muy de cerca en nuestro país las colaboraciones con Manu Larcenet. En concreto hace unos años pudimos ver algunos tomos de la saga de “El retorno a la tierra”, una divertida historia que pudimos disfrutar gracias a la editorial Bang. Ahora, con el auge que seguro tendrá el guionista quizá tengamos la oportunidad de ver nuevos trabajos en castellano del autor. En el caso del dibujante, Didier, personalmente lo conozco menos, pero he podido ver que en su bagaje se encuentra haber trabajado con Lucky Luke además de la conocida revista Spirou. Ambos tienen la difícil tarea de encauzar nuevamente a nuestros galos favoritos, generando nuevas historias como la que nos trae entre manos, así como las que en un futuro tendrán que abordar.

En “Asterix y los Pictos” vamos a viajar junto a Asterix y Obelix a Escocia, tierra de leyendas, de donde proviene Mac Loch, un personaje que aparece congelado en las costas galas, y que gracias a Panoramix y sus formulas podrá hablar y contarles de donde viene así como la razón por la que ha terminado tan lejos de su origen. Una vez en tierras escocesas, como podréis intuir, viviremos situaciones variopintas con la mezcla de galos, romanos y escoceses, y donde continuamente leeremos gracias sobre tradiciones de aquellas tierras o personajes que a día de hoy se han quedado en el imaginario de todo el mundo.

“Asterix y los Pictos” es una historia sencilla, conservadora, aunque se perdona este aspecto a Jean-Yves por ser su primera aventura con estos protagonistas. Eso sí, creo que todos le exigiremos algo más de valentía a la hora de afrentar futuras entregas y ofrecernos algo más que lo que ya suponemos. El dibujo es, para mi gusto, la parte más notable de la obra, ya que Didier es capaz de lograr hacernos olvidar al Uderzo de los mejores tiempos, con un trabajo fabuloso y detallista que gustará a los fans de toda la vida.

Una buena obra, que no excelente, que abre una etapa que esperemos nos de muchas alegrías en el futuro. De momento, parece que en 2015 veremos nuevas aventuras de nuestro galos favoritos.

"Orilla Intranquila", de Víctor Blázquez

Título: "Orilla Intranquila"
Autor/a: Víctor Blázquez
Páginas: 236
Editorial: Tyrannosaurus Books

Propuesto a terminar con el mundo sea de la manera que sea, Víctor Blázquez vuelve a estar de actualidad en las librerías con la edición de, por un lado, “No existen los monstruos” (Dolmen Editorial) y, por otro, de este “Orilla Intranquila” (Tyrannosaurus Books). En apenas dos años, Víctor ha pasado de ser un desconocido a ver editadas cuatro novelas y multitud de relatos en diversas antologías de terror en sus diferentes vertientes. El apocalipsis zombie con “El cuarto Jinete” así como su secuela fueron la gran carta de presentación ante el público y la que parece le ha abierto las puertas literarias y nos ha permitido a los lectores seguir entrando a sus historias y poder valorarlas tal y como merezcan en cada caso.

“Orilla Intranquila” marca un cambio en la línea que Víctor venia marcando, más centrada en el terror sea cual fuera su tipo. Ahora nos propone adentrarnos en la ciencia ficción de la mano de Xander, protagonista indirecto de la novela, y en el que el autor quiere reflejar la figura de héroe que intenta salvar en la medida de sus posibilidades a todo el planeta ante la llegada de unas naves espaciales que comienzan a dominar los cielos.

Así, nuevamente desde un punto de vista ajeno al protagonista de la novela, vamos conociendo todas las sensaciones desde la llegada de los alienígenas, el primer contacto y el periodo posterior a esas primeras conversaciones. Como podréis intuir, no todo sale del todo bien, lo que provoca que un grupo de habitantes del planeta se recluya hasta que la aparición de Xander despierte el sentimiento de orgullo por lo suyo y planten cara a sus recientes contrincantes. Pero, al contrario de lo que se pudiese pensar en un inicio, las batallas y la acción se reducen en gran medida a pequeños detalles, sin largas páginas de intercambio de agresiones, centrándose la narración principalmente en la comprensión del ser recién llegado, ese gran desconocido, y esto alcanza su cota más alta en el momento que comienzan a analizar su cuerpo, lenguaje y formas de ser.

Poco más de doscientas páginas que continuamente nos plantean el dilema de quienes son los buenos y los malos. O, incluso, si ambas partes deben considerarse con alguno de esos calificativos. En este sentido en muchos momentos se nos ofrece la conclusión de ese debate de una manera muy explícita, para poco después deshacernos de la opinión que nos habíamos hecho.  

La edición a cargo de Tyrannosaurus Books también cuenta con un breve relato final del mismo autor, llamado “Hormigas”, que por temática se ajusta a lo que el lector que se haya sentido atraído por el libro puede esperar. En cuanto a la edición física, solo decir que la portada y diseño de la misma no me terminan de convencer, ya sea por que el objetivo era un dibujo estilo “Serie B” o por un tema puramente de gustos, pero a mí personalmente no me “entra por el ojo”.

“Orilla Intranquila” es una interesante novela de ciencia ficción asequible a todos los lectores, sea casi del género que sean, ya que no existe en el texto terminología que requiera conocimientos previos de ningún tipo. Entretenimiento puro y sin dificultad con una longitud ajustada a lo que se nos quiere contar, y que nos lleva a un tercio final, para mí, completamente inesperado que cierra una notable y adictiva historia.


"Terra Nova Vol. 2", de Mariano Villarreal y Luis Pestarini

Título: "Terra Nova Vol.2"
Selección: Mariano Villarreal y Luis Pestarini 
Páginas: 496
Editorial: Fantascy

Hace prácticamente un año, por estas mismas fechas, veía la luz la primera parte de Terra Nova. Un tiempo en el que se ha cambiado un método de suscripción y compra casi en exclusiva por la red a ver una edición bajo un sello como Fantascy, bajo el amparo de la poderosa Ramdon House, y una distribución nacional a cualquier librería o centro comercial. Un gran cambio que ha sido posible gracias al merecido éxito conseguido por aquella primera parte que contenía relatos tan fabulosos como “El ciclo de vida de los objetos de software”, de Ted Chiang, o “El zoo de papel”, de Ken Liu, el cual repite en esta nueva entrega.

Si has llegado hasta esta línea, seguramente conozcas de qué va Terra Nova. Si no es así, sólo cabe decir que se trata de una antología de ciencia ficción. Una selección de cuentos y novelas breves, tanto nacional como internacional, que ven la luz en castellano para acercarnos esa faceta que en muchas ocasiones dejamos de lado: el de los relatos cortos, que permiten una mayor focalización en qué contar, y donde (en la mayoría de las ocasiones, como veremos en este mismo libro) no cabe lugar al relleno y a los momentos sin trascendencia. Este tipo de historias más cortas, han sido la base de la ciencia ficción a lo largo de toda su trayectoria, y Terra Nova viene a reivindicar ese hecho. Y lo más importante, en castellano.

Este segundo volumen incluye once relatos que, como toda buena antología, algunos gustan más y otros menos. Con lo diferentes que resultan entre sí será muy difícil que algún lector se sienta plenamente satisfecho con la totalidad de los mismos, pero de lo que no cabe ninguna duda, te guste más o menos, es de que la calidad del conjunto es muy alta y vuelve a dejar un listo bien alto para un (esperemos que así sea) futuro tercer volumen.

Vamos primero con las historias que mas me han cautivado. Y en concreto puedo hablar de, sobre todo, la inicial: “La textura de las palabras”, de Felicidad Martinez. Una novela corta en un mundo donde las tristes protagonistas son las mujeres, y donde los hombres únicamente aparecen para procrear. Ellas, todas ciegas, nos muestran como es un mundo totalitario mientras vemos crecer a Charni, personaje principal del relato. Como digo, con el comienzo que nos da Felicidad a Terra Nova, es difícil superarlo a lo largo de las cuatrocientas páginas restantes. 

“Las manos de su marido”, del para mi desconocido Adam-Troy Castro, es una macabra historia de amor donde la mujer de un soldado recibe algún trozo que ha quedado tras su muerte en la guerra. Este es otro de esos momentos que marcan la lectura, con aspectos maravillosos que, dejando de lado el humor negro, forman una historia muy emotiva para mi gusto.

“La Djin”, de Pedro Andreu es un cuento también maravilloso de principio a fin. Con apenas una decena de páginas, Pedro consigue hilar un precioso relato donde deja asomar las crueldades más terribles del ser humano. Crueldades también presentes en “Araña, la artista”, de Nnedi Okorafor, otra historia donde la protagonista es una mujer y en esta ocasión ambientado en África, ese continente tan cercano como lejano en buena parte de los aspectos. Y aunque suene entraño, en esta historia tenemos zombies. Pero no de los que puedas estar pensando, no. Más momentos satisfactorios de la lectura tienen lugar con “El último Osama”, de Lavie Tidhar. Un western alternativo a su novela principal “Osama”, que desde este momento ha subido escalones para leerla lo antes posible, ya que se trata de una ambientación totalmente diferente al resto y la utilización de Osama como personaje me seduce tanto como lo ha conseguido este relato. En último lugar cronológico, pero no en preferencias también tenemos a “El hombre que puso fin a su historia: documental”, del “repetidor” Ken Liu. De nuevo, y por segunda ocasión, Ken vuelve a ganarme con una novela corta en formato de entrevistas totalmente diferente a lo que pudimos leer en la primera parte de Terra Nova, pero igualmente fascinante y, en este caso, duro a partes iguales. Un poco largo quizá, pero nada molesto en definitiva.

Por último, “Noches de Cristal”, de Greg Egan también ha conseguido cautivarme. Y eso que quizá no alcanza las costas de excelencia que se le puede pedir a un autor de este pedigrí, pero aun con ello, su manera virtual de jugar a Dios cumple mis expectativas para un autor conocido como “hard” y al cual me había asustado acercarme hasta ahora.

Y aunque a esta altura me he alargado más de lo que pretendía en un inicio, no puedo dejar de comentar los cuentos que menos me han interesado a lo largo de la lectura. Por partes.

“Separados por las aguas del Rio Celeste”, de Aliette de Bodard no me ha terminado de llamar la atención. Le he dado dos oportunidades y he leído grandes críticas sobre su obra en general y sobre este relato en particular, pero si lo que ha intentado conseguir es que una vez leído al completo me haga una idea general del todo haciendo un popurrí de detalles, no me ha terminado de cuajar.

“¿Pueden llorar los ojos no humanos?” y “Juicio Final”, de German Amatto y Carlos Gardini respectivamente, tampoco han conseguido despertar mi curiosidad lo suficiente. El primero porque el tema religioso no termina de llamarme la atención cuando aparece, ya sea el contexto que sea, mientras que el segundo se me hizo muy largo. Casi tanto como “En el filo”, de Ramón Muñoz, aunque en su defensa diré que este relato si consiguió gustarme bastante más a pesar de su estirada duración. Tanto la ambientación como los personajes han conseguido enganchar conmigo como para prestarle atención al autor en futuras ediciones.

Terra Nova es, como veis, una variopinta sucesión de relatos con un nexo común: la ciencia ficción. Una imprescindible aportación en castellano a un mercado editorial dominado por las novelas cada vez más largas y las sagas sin fin. Una oportunidad para descubrir nuevos autores, cada uno con su historia y sus orígenes que marcan cada uno de sus relatos, y con un conjunto fabuloso que probablemente supere a la primera parte aunque eso, al igual que los colores, es cuestión de gustos.

Os dejo unas fotos (en baja calidad) con la comparativa entre las dos ediciones de Terra Nova disponibles.





"Las Luminosas", de Lauren Beukes

Título: "Las Luminosas"
Autor/a: Lauren Beukes
Páginas: 416
Editorial: RBA

Uno de los fenómenos más conocidos de este 2013 que poco a poco va llegando a su fin ha sido la aparición de “Las Luminosas”. Editado con éxito en el mercado de habla inglesa, fue muchos meses antes de su salida al mercado cuando RBA anunciaba el título en su catálogo de la colección literatura fantástica. De hecho, esta obra ha sido la primera dentro de la nueva etapa editorial de esta línea, con una portada sin la parte brillante que daba un toque clásico tan característico.

La autora de “Las Luminosas” es Lauren Beukes, autora sudafricana que reconozco no conocía absolutamente hasta la llegada de este título y que tuve oportunidad de escuchar hablar durante este pasado verano en Avilés, dentro del festival Celsius 232. Su charla junto a Nina Allan fue lo sumamente interesante como para que supiese que en algún momento debía de leer este libro. Y aunque haya tardado algo más de lo previsto, lo cierto es que no me he sentido defraudado en ningún momento.

“Las Luminosas” es una novela de género negro, con una estructura clásica de un asesino imposible de capturar mientras otros tratan de dilucidar, a la vista de las pruebas de los crímenes, el porqué de estas muertes. El componente relevante es que el asesino, Harper, no se esconde en ningún túnel, en ningún sótano, sino en una casa. Pero no una casa cualquiera, no, sino una casa que le permite viajar en el tiempo a lo largo y ancho del siglo veintiuno, matando a aquellas mujeres “luminosas”, a las cuales tiene la oportunidad de conocer en varias etapas de su vida antes de decidirse a acabar con ellas y volver a su año de origen. La parte contraria a la de Harper es Kirby, la única chica que ha sobrevivido a uno de sus ataques y que tras entrar a un periódico como practicas reúne una serie de pruebas y artículos que le permite ir conociendo más detalles de su asesino.

La novela me ha gustado mucho. Es muy entretenida y la forma de cómo Kirby va encontrando pistas y atando cabos me ha resultado sumamente interesante. Por otra parte, las partes centradas en Harper son viajes temporales por el siglo veintiuno de la ciudad de Chicago, donde se nos describe la cultura y modas de cada una de las décadas, así como los principales temas sociales que preocupaban a la gente. En este sentido, se puede poner la pega de que pasada la mitad del libro estos pasajes se vuelven algo monótonos porque todos sabemos cómo van a terminar las cosas para la mujer con la que se relaciona en dicho momento, por lo que el contexto de cada una de las situaciones termina conllevando mayor interés que el del propio asesinato en sí.

Con ambas historias intercalándose a lo largo de todo el libro hasta un interesante final, “Las Luminosas” me ha parecido una obra fabulosa en su mezcla de lo fantástico y el género criminal. Quizá en cada género no fuese una revolución, pero la mezcla de ambos en una sola historia deja para el recuerdo una entretenida novela que se ajusta a todo lo bueno que se ha dicho de ella, que no ha sido poco.

 
Con la tecnología de Blogger.