'Dormir en un Mar de Estrellas', de Christopher Paolini

 



DORMIR EN UN MAR DE ESTRELLAS

Christopher Paolini
Traducción de Carlos Loscertales

Umbriel
880 páginas

 




*Esta reseña se ha escrito a partir de la versión inglesa de la novela. Es posible que algunos términos o nombres no concuerden con los de la traducción al castellano.*

La Space Opera es uno de esos subgéneros literarios que, a su vez, permite su mezcla con otros géneros y temáticas logrando un perfecto encaje. Thriller, política, ciencia, biología, sociología, aventura, bélica y un sinfín de temáticas que a lo largo de la historia de la space opera ha creado un casi infinito número de novelas muy diferentes entre sí. 

Según iba leyendo Dormir en un Mar de Estrellas tuve más claro que Paolini en algún momento escribió en un bloc de notas de su ordenador todos los temas que en alguna ocasión han tocado la space opera. Posteriormente pensó en cómo meterlos todos en un mismo libro. Y aquí estamos, con novecientas páginas de aventuras por el espacio. A ver si soy capaz de resumirlo todo en unas cuantas palabras menos.

La novela se sitúa en un futuro no demasiado lejano, mediado el siglo XXIII. Kira, una xenobióloga, se encuentra explorando unas ruinas en la luna de Adrasteia junto a otros científicos y científicas además de su novio, Alan. Cuando han terminado los trabajos previstos y están a punto de abandonar la superficie lunar, Kira decide echar un vistazo a algo que la ha llamado la atención, lo que provoca que termine en unas ruinas de una antigua civilización. Sin embargo, entre esas ruinas hay un pedestal cubierto de polvo con el que tropieza, despertando a una especie de material viviente que la envolverá cambiando su destino para siempre. Esta nueva piel que la cubre es de un material negro capaz, entre otras cosas, de crear formas para defender a su huésped en caso de sentirse atacado, algo que Kira tendrá que educar y aprender con el paso de las páginas. Esta nueva piel tendrá otras características que Kira ira descubriendo a base de práctica incluyendo el tener que acostumbrarse a llevarla en todo momento. Y, además de todo esto, la aparición de unos seres desconocidos venidos de otras zonas del universo a los que el traje parece haberles llamado la atención de manera extraordinaria. 

Decía que Dormir en un Mar de Estrellas tiene prácticamente todo lo que una space opera puede dar. El traje que envolverá a la protagonista desde la primera página permitirá a Paolini crear una historia de primer contacto y descubrir un nuevo idioma y especie alienígena con la que Kira tendrá que vérselas. Para controlar ese mismo traje, Kira tendrá que llevar a cabo sesiones de prácticas que recuerdan enormemente a las aventuras de fantasía donde el joven aprendiz debe convertirse en un maestro en el uso de su arma. La protagonista, como xenobióloga, también se preocupara de ciertos aspectos biológicos no solo de estos nuevos seres que el traje ha atraído sino de las características internas de esta nueva piel y de las lunas que visitaran.

La novela también tiene su componente político. Hace mucho tiempo desde que la Tierra vivió sus mejores días, pero la humanidad sigue expandiéndose creándose nuevos gobiernos y jerarquías. Todas ellas quieren tomar sus decisiones en el futuro de Kira y su traje, que pueden hacer peligrar la existencia de la humanidad.

El primer tercio de la novela apenas deja respiro mientras se suceden las escenas de acción, incluyendo batallas en el espacio, y descubrimos los primeros pasos de Kira y su marido además de las revelaciones sobre la nueva civilización alienígena. Paolini opta durante toda la obra por una narración en tercera persona pero centrada únicamente en Kira. Esto provoca lo que para mí es un problema en una novela de esta longitud. En las novecientas páginas de Dormir en un Mar de Estrellas no hay apenas hueco al desarrollo de otros personajes. Es solo Kira. Y en el primer tercio ya vemos como muchos personajes que podrían haber dado profundidad y motivación a ciertas decisiones de la protagonista apenas son usados para hacer avanzar la trama quedando apartados de la narración para siempre.

Una vez pasado ese inicio, el libro se convierte en un viaje en nave espacial donde, al mismo tiempo que Kira va mejorando en sus habilidades con el traje, conoceremos a una relativamente amplia tripulación y a la inteligencia artificial de la nave. Check. Otro elemento que no podía faltar en una space opera. Nuevamente, eso sí, esta IA es de las partes más interesantes de la novela y su relación con Kira mantienen el interés durante este largo tramo de la historia. Para mi gusto este segundo tercio de novela es la parte más aburrida y de donde fácilmente se podrían haber recortado un significativo número de páginas. 

Dormir en un Mar de Estrellas es una novela larga pero autoconclusiva. El final es interesante y mantiene la tensión hasta prácticamente la última página, gracias a un buen número de escenas de acción y algunas revelaciones sorprendentes. Es cierto que en caso de necesidad queda algún resquicio de dónde tirar en un futuro pero la novela, tal y como esta, está perfectamente cerrada. El final, como decía, me resultó muy acertado, una pena que no pueda comentar nada por motivos obvios.

Llegado este momento no he hablado de la relación entre la obra que nos ocupa y la saga de fantasía con la que Paolini se dio a conocer mundialmente: El Legado. En las notas finales de Dormir en un Mar de Estrellas el propio autor comenta que entre estas novecientas páginas existen ciertas referencias, supongo en nombres de planetas o personajes, a aquella colección. Personalmente no había leído nunca a Paolini por lo que no puedo comentar nada sobre estas referencias más que dejar aquí constancia para quien lo haya hecho y pueda disfrutar con ellas.

Otra de las cosas que comenta el propio autor en estas notas finales es el proceso de elaboración del libro y las decisiones tomadas en los diez años que le ha llevado escribirlo. Un muy interesante documento que ayuda a entender la gran planificación del libro, incluidos los diversos mapas galácticos que salpican el libro que son ciertamente útiles en ciertos momentos de la primera mitad de lectura.

Dormir en un Mar de Estrellas es una novela larga que se me ha hecho larga. En buena parte por la decisión sobre el punto de vista de la novela que limita enormemente la profundad de lo que rodea a la protagonista. También porque el segundo tercio de la novela es un poco bajón tras el trepidante inicio. 

Pero al mismo tiempo el concepto general de la novela es muy entretenido. El incluir muchos de los elementos que han hecho de la space opera un subgénero tan interesante hace que las sorpresas no paren de suceder durante la lectura. La cual se complementa con una serie de apéndices finales que merecen la pena ser leídos aun siendo un poco técnicos. Durante muchos momentos de la lectura quería leer más y más para ver cómo se resolvían ciertas situaciones y, gracias a eso, terminé por leer al completo Dormir en un Mar de Estrellas. Una lectura larga, muy larga, divertida por momentos, aburrida por otros, y con un aroma a adaptación cinematográfica que no me extrañaría ver en algún momento. 

Comentarios