"La mujer del viajero en el tiempo", de Audrey Niffenegger


LA MUJER DEL VIAJERO EN EL TIEMPO
Audrey Niffenegger
(Traducción de Silvia Alemany)

Grijalbo
602 pags
21€


Los viajes en el tiempo podrían considerarse un subgénero dentro de la ciencia ficción al cual, sin embargo, apenas me había adentrado hasta hace poco tiempo. Fue hace casi un año que me dio por leer “Volver a Empezar”, de Ken Grimwood. Como hablé en su momento, la novela narra la historia de un hombre que, una vez muerto, vuelve a revivir su vida desde un punto determinado una y otra vez. Sin embargo, pronto descubrirá que sus vueltas a la vida no se producen siempre en el mismo momento. Una fabulosa obra que fue seguida de la lectura de “Las primeras quince vidas de Harry August”, de Claire North. Ya comenté en su momento mis excelentes impresiones que aun a día de hoy mantengo y gracias a la cuales decidí indagar y comenzar con “La mujer del viajero en el tiempo”.

La primera obra escrita por la norteamericana Audrey Niffenegger nos presenta a Clare y Henry, la pareja a la seguiremos desde su juventud y que, lejos de su aparente normalidad, guardan un secreto difícilmente creíble y confesable: Henry es un viajero en el tiempo. Una alteración genérica provoca que, sin quererlo, viaje a un momento impredecible. Puede ser el pasado o el futuro de su línea temporal pero, en cualquier caso, esto producirá encuentros consigo mismo, con futuros amigos o con la que será su esposa en el futuro (o en su presente, depende cómo lo veamos), Clare.

“La mujer del viajero en el tiempo” explora un buen número de posibilidades y sucesos que pueden derivarse de viajar en el tiempo y conocer lo que sucederá en el futuro. Las repentinas desapariciones de Henry en su presente provocarán más de un problema y el hecho de que en cada viaje deje atrás la ropa que pueda llevar puesta le conllevará algún disgusto tanto en el origen como en el destino de su viaje. A lo largo de la lectura descubriremos que este problemático detalle es toda una preocupación para Henry. Por su parte, Clare tiene que afrontar estas volatilizaciones con la mayor de las resignaciones, sin saber en qué momento o estado volverá y justificando su ausencia con la mejor de las caras.


Y aunque hasta este momento podríamos decir que este sorprendente debut es una novela de ciencia ficción, lo cierto es que apenas se trata de una disculpa para contar una peculiar e intensa historia de amor. “La mujer del viajero en el tiempo” es el transcurrir de la vida de Harry y Clare que, más allá de estos problemas, saldrán con amigos, irán al cine, a restaurantes, a conciertos e, incluso, intentarán ser padres con los problemas hereditarios que la genética de Harry puedan provocar. Seremos participes de todos y cada uno de los momentos de sus vidas, los mejores y los peores. A Clare la conoceremos desde su infancia gracias a los viajes de Henry y a éste lo veremos sufrir intentando no contar nada a nadie de lo que sepa de su futuro y aspirando a poder solucionar su problema por la vía científica.

Reconozco que el primer tercio de la novela, cuando apenas éramos testigos de retazos de las vidas de uno u otro, anécdotas que aun no formaban un conjunto, y cuando la novela apenas se había asentado, me resultaba algo pesado continuar con la lectura. Se trata en un inicio de una serie de episodios entre ambos que no parecen guardar relación. Sin embargo, solo me hizo falta un pelín de paciencia para terminar de verme inmerso en una apasionante historia de amor donde las piezas encajaban con exactitud. Una relación cuyo sino será superar las mil y una piedras que la situación de Henry genera.

Dicho todo esto, lo cierto es que recomiendo encarecidamente la lectura de “La mujer del viajero en el tiempo”. Tanto los lectores de ciencia ficción que hayan disfrutado con alguna de las novelas anteriormente mencionadas, así como aquellos lectores de narrativa generalista ávidos de emociones diferentes pero sin alejarse de algún tópico de lo romántico podréis disfrutar de una novela emocionante. Una novela que, como la vida misma, engloba diversión, crueldad, tristeza, risas y amor a partes iguales y de la que no es descartable que se os pueda escapar una pequeña lagrima al pasar la última página.

Publicado por : Borja // martes, septiembre 13, 2016
Categoría:

1 comentarios:

  1. Vamos en la misma línea, esta la tengo en la pila junto con "Q" de Evan Manderly. Tras tu reseña la subiré unos puestos en la misma :D

    ResponderEliminar

 
Con la tecnología de Blogger.