"La Gracia de los Reyes", de Ken Liu


LA GRACIA DE LOS REYES
Ken Liu
(Traduc. de Francisco Muñoz de Bustillo)

Runas (Alianza Editorial)
647 pags
24€



No ha sido muy larga la espera desde su publicación original pero lo cierto es que éramos muchos los que esperábamos con verdadera expectación la primera novela de Ken Liu. El autor nacido en china pero con residencia desde corta edad en los Estados Unidos se ha labrado un nombre y un reconocimiento unánime a lo largo de los años gracias a su amplia producción corta. Es el autor de relatos que, afortunadamente, hemos visto en nuestro país como “El Zoo de Papel” o “Mono no Aware” y otros cuantos contenidos en diversas antologías. Para todo aquel que no lo conozca puede acercarse, por ejemplo, a las antologías “Terra Nova” en cualquiera de sus tres entregas o a colecciones gratuitas como las de la imprescindible web “Cuentos para Algernon”.

En “La Gracia de los Reyes” Ken Liu cambia sus registros habituales para adentrarse en la fantasía épica con tintes claramente orientales tanto en sus paisajes y tradiciones como en la forma de actuar y pensar de los personajes. Nos alejamos de esos relatos de ciencia ficción a veces intimista, a veces más grandilocuente, para irnos a terrenos más clásicos dentro del género pero, afortunadamente, con unos cuantos matices que atraen la atención del lector de género fantástico. Sin embargo, para los que hemos leído casi toda su obra traducida al castellano sorprende, de primeras, la orientación escogida a la hora de publicar su primera y esperada novela.

“La Gracia de los Reyes” nos lleva a las islas de Dara que forman el imperio de Xana. Unificado por el emperador Mapidéré, con el paso del tiempo y una vez amortizada la ilusión y efervescencia inicial el descontento es creciente entre la población ante la desigualdad e injusticia de las políticas que se llevan a cabo. Los protagonistas de la novela son dos. Por un lado, Kuni Garu es un joven de origen humilde que se gana la vida gracias a la picardía. Él es testigo de cómo, durante un desfile de exaltación imperial, el emperador líder sufre un intento de asesinato que no llega a culminar. Por otro lado, Mata Zyndu, familiar directo de uno de los guerreros rebeldes de la guerra a través de la que Mapidéré unificó el imperio. Ambos emprenderán en estas páginas un cruento viaje para derrocar al emperador, aunque las diferencias en su educación y las formas de ser de cada uno terminarán por florecer más de una tensión mientras su amistad comienza a resquebrajarse. En el trasfondo de esta historia, el origen del imperio Chino que conocemos, en cuya historia se basan muchos de los sucesos que podemos leer en este volumen.

La novela se estructura en numerosos capítulos con personalidad propia. Alguno ya se ha arriesgado a decir que “La Gracia de los Reyes” podría rozar la calificación de fix-up. Es decir, una colección de relatos con un trasfondo y nexo común. Y razón no les falta. En cada uno de ellos pasan tantas cosas como en libros completos de otros autores, siendo escasos los momentos de la obra en la que nos sentimos que estamos ante información que no nos lleve a ninguna parte o engordamiento del número de páginas de la novela. Este es, sin duda, uno de los puntos fuertes: ser capaz de condensar tanto worldbuilding en “apenas” medio millar de páginas sin caer en historias irrelevantes. De hecho, las primeras cien páginas son una relativa exigencia a la hora de situarnos en el momento en que Ken Liu nos quiere situar. De dónde venimos y a dónde vamos, a toda velocidad y con una amplia nómina de nombres que hacen frecuente la visita al glosario de nombres al inicio del libro.

“La Gracia de los Reyes” cuenta con un numeroso abanico de personajes para los que el autor no guarda escrúpulos a la hora de eliminar. Al contrario de aquellos relatos cuyos sentimientos nos llegaban hasta el corazón, en esta novela se pasa rápidamente de página y nunca mejor dicho. Sean amigos, familiares o contrarios, sus muertes son reemplazadas u olvidadas con una velocidad que hará que no nos fiemos de nada ni nadie según aparezcan nuevos secundarios durante la lectura. Esto, sin ser algo novedoso dado que cada vez la gente reclama más este tipo de emociones, es importante destacarlo para comprobar cómo, aunque la novela tiene tintes muy clásicos, incorpora algunos elementos actuales de consideración.


Otro punto que me llamó la atención al poco de empezar la novela, y que se mantiene durante toda ella, es la nula descripción de las batallas que suceden. Y no son pocas. Ken Liu prefiere centrarse en la estrategia militar previa, la preparatoria de los acontecimientos que van a tener lugar y no entrar en las muchas veces farragosas descripciones de la contienda. Una vez arranca avanzamos directamente al resultado y consecuencias de lo sucedido, así como el análisis de los actos que cada uno de  los protagonistas haya llevado a cabo.

Mi conclusión final con “La Gracia de los Reyes” es que se trata de una magnífica obra de fantasía épica. Sin embargo, le han faltado algunas características para poder considerarse una novela que destacase sobremanera dentro de la amplia colección de novelas del género a las que optar. Un mayor acercamiento a esas facetas que le han hecho un fenomenal cuentista o romper con los estereotipos de personajes enfrentados son algunos de los puntos en los que personalmente más incidiría a la hora de afrontar una segunda novela que en breve verá su publicación tanto en inglés como, un poco más adelante, en castellano, y que no dejaré pasar. Una edición patria a cargo de Alianza dentro de su sello Runas que roza lo excelente y a la que únicamente achaco la falta de unas sobrecubiertas como las de la edición en inglés para llegar a lo máximo.

Publicado por : Borja // lunes, septiembre 05, 2016
Categoría:

1 comentarios:

  1. Aparte de que la edición es una gozada, la historia y la forma de narrar de Liu es una autentica maravilla que se desmarca de lo que estamos habituados en fantasía épica, y eso es más que maravilloso. Un abrazo^^

    ResponderEliminar

 
Con la tecnología de Blogger.