"El camino de los reyes", de Brandon Sanderson

Título: "El camino de los reyes"
Autor: Brandon Sanderson
Páginas: 1216
Traducción: Rafael Marín
Editorial: Nova (Ediciones B)


Llevo tiempo, casi dos años, demorando la lectura de "El camino de los reyes". El pasado verano, con la publicación de la segunda entrega, llegaba también una nueva edición del inicio de esta decalogía que, ademas, traía consigo una revisión necesaria al texto publicado hace unos años por la propia Ediciones B y que, contaban, incluía un significativo numero de erratas. En este sentido he decir que, habiendo leído esta última edición y detectando unas cuantas, no me ha parecido algo destacable habida cuenta del tamaño en peso y longitud del volumen.

Un tamaño que no pasa nada desapercibido. Estamos hablando de un tomo en tapa dura con sobrecubiertas de nada menos que 1200 páginas. Entre ellas, largos capítulos, atractivas ilustraciones y numerosos mapas para situarnos en Roshar, el desolado mundo donde tendrán lugar los acontecimientos de la saga "El archivo de las tormentas" que aqui se da inicio. Un libro, en definitiva, difícil de mantener en nuestras manos gracias a su casi kilo y medio de peso y que es recomendable leer en atril o sobre un cojín para que no tengamos agujetas en los días posteriores.

"El camino de los reyes" es una novela majestuosa. Todo en su concepción es a lo grande. No hay detalle pequeño o circunstancia casual. Y, sorprendentemente, todo esto lo consigue Brandon Sanderson, quien apenas necesita presentaciones, con apenas una decena de personajes principales. Sí, es cierto que a lo largo de la lectura nos encontramos decenas o, incluso, cientos de nombres que acompañan a nuestro principales Kaladin, Shallan o Dalinar, entre otros. Y, contando su relevancia a la hora de dar forma a éstos, no llegan en este punto a la importancia argumental de los ya nombrados. Sin embargo, su protagonismo reside en darnos la oportunidad de conocer en mayor medida el carácter y forma de ser y actuar de los ya citados.


Como decía la obra nos lleva a Roshar, un vasto mundo del que apenas vamos a conocer en este libro un pequeño porcentaje de superficie. Un lugar repleto de razas, ciudades, pueblos, lenguas y actitudes pero en el que, sin embargo, nos vamos a centrar en gran medida en Alezkar, la región donde tendrán lugar buena parte de los acontecimientos que se relatan. Unos acontecimientos en los que, no desde su inicio, la magia tendrá cada vez más peso. Una magia que se centra, por resumirlo de manera muy valiente por mi parte, en unas gemas que otorgan poder, por ejemplo, a las armaduras que algunos guerreros pueden acarrear. También gracias a su amplia luminosidad pueden servir de luz para lugares y situaciones y serán objetivos de diversos bandos que se enfrentan en cruentas batallas por ellas.

Las ilustraciones que acompañan la lectura de "El camino de los reyes" no deben ser obviadas por quienes deseéis meteros de lleno en el ambiente y mundo creado por Brandon Sanderson. Los dibujos, mapas, monstruos o planos que se pueden ver son de gran utilidad para hacerse una idea mental de lo que sucede en las paginas posteriores, por lo que será habitual que volvamos una y otra vez sobre ellas para ubicar la acción de manera más exacta.

Otro detalle importante a comentar sobre este primer volumen de la decalogía es, precisamente, que se trata de un libro introductorio. Por un lado, a mi me ha llevado no menos de quinientas páginas terminar de asentarme y comprender todo lo que estaba empezando a gestarse alrededor de ciertos sucesos. Por otro, en muchos momentos se nos hace referencia a lo largo de la lectura a ciertos aspectos del pasado de Roshar y de ciertos héroes legendarios de los que apenas se roza la corteza de un cascaron que, seguro, terminará de resquebrajarse en siguientes entregas dando lugar a algo realmente sublime. Esto exigirá de cierto temple por parte del lector para no dar por perdida una historia que se desarrolla a su ritmo, no alto, pero sin pausa.


Esto provoca que "El camino de los reyes" no sea un libro que atrape desde las primeras páginas. Requiere de cierta paciencia, tiempo libre y relativa concentración para dejarse llevar por un ritmo, durante varios centenares de páginas, tranquilo y casi anecdótico hasta que todo termine por confluir en las consecuencias de muchos de los detalles que apenas habíamos ido intuyendo desde páginas atrás. El tramo final, épico como no podía ser de otra forma, revela muchos secretos e identidades que sí elevan las expectativas de cara a "Palabras Radiantes", la continuación de este primer libro, ya publicado en castellano. El único problema que supongo tendrá esta segunda parte es la misma que la de este inicio: que doscientas o trescientas páginas menos apenas hubieran supuesto una alternación sobre la fabulosa impresión que me ha quedado.

He tardado dos años en enfrentarme a este monstruo literario. No dejaré que pase tanto tiempo para su continuación pero sí que tengo que buscarle el hueco para disfrutar de todo lo que aquí se ha presentado y que prosigue en otras 1200 páginas de héroes, magias y leyendas aun por descubrir. Una magnifica introducción que, con paciencia, recompensa al lector ávido de grandes batallas e incognitas por descubrir.

Publicado por : Borja // jueves, abril 14, 2016
Categoría:

4 comentarios:

  1. Hola :) Lo tengo esperando en la estantería, al igual que tu, lo estoy demorando, pero creo que hay tanto de Sanderson por leer que a veces es casi dificil escoger, aunque esta es de las que más ganas le tengo. Creo que es frecuente en Sanderson que no atrape en su inicio, y que tardes una centena de páginas en situarte en el mundo y la historia. Todo en su concepción es a lo grande (basta ver y coger el volumen), y con la planificación del señor Sanderson estoy seguro de que no hay detalle pequeño o circunstancia casual que ocurra en el libro. Que ganas de hincarle el diente, un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi Sanderson hasta ahora no es un autor al que me costara entrar a sus historias. De hecho, creo que esta es la primera vez que me pasa. Aun con todo, mereció la pena darle ese tiempo :)

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Aunque Sanderson tiene fama de ser ligero, esta serie de novelas no lo es en absoluto (y no sólo en peso). El segundo libro es mejor y Sanderson se arriesga un poquito más de lo que nos tiene habituados.

    Durante ambas novelas hay una sensación de inmensidad (de la historia, del mundo, de las consecuencias) que me invade completamente. Fantasía épica en el sentido más extremo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lectura de cada libro de esta saga convalida días de gimnasio jeje. ¡Dame un poco de tiempo y me pongo con el segundo!

      Eliminar

 
Con la tecnología de Blogger.