"Nunca digas vodka, nunca jamás", de Sergi Álvarez

Título: "Nunca digas vodka, nunca jamás"
Autor: Sergi Álvarez
Páginas: 420
Editorial: Orciny Press

Antes de comenzar la lectura de "Nunca digas vodka, nunca jamás", y haciendo leído únicamente la sinopsis oficial, no me había dado cuenta de que conocía a Sergi Álvarez más de lo que me podía imaginar. Fue al llegar al final de la lectura cuando descubrí que este Sergi es el mismo que había leído hace unos años en la fantástica novela gráfica "Bajo la Piel" o, yéndonos mucho mas lejos, los cómic book que Dude Comic de la mano de Andrea Parisi editó bajo el nombre de "Los fisgones". Ambas las recuerdo con gran cariño cuando racionaba mi paga para poder comprar el máximo número de tebeos que me fuera posible.

"Nunca digas vodka, nunca jamás", su primera novela, guarda algunas reminiscencias de aquellos tebeos de hace más de una década: el género negro, criminal, barriobajero en algunos casos, y que se veía en aquella ocasión acompañado del excelente dibujo de Sagar. Aquí, contando únicamente con sus palabras, Sergi Alvarez regresa en cierta medida a un mundo oscuro, sucio y corrupto, pero cambiando por completo el entorno y enfocando la obra desde un punto de vista más satírico, alejado de la oscuridad que recuerdo de aquellas obras. No en vano, solo hace falta recuperar la parte de la sinopsis donde se dice "...está ambientada en un mundo parecido al nuestro... si la historia la hubieran escrito los Monthy Python".

Esta novela se aleja completamente de los cánones habituales. Para empezar, cada capitulo comienza con una pequeña reflexión filosófica/humorística sobre alguno de los grandes temas que atañen a la humanidad: el dinero, el amor, el capitalismo, el arte, la bronca.... o los patitos de goma. En cada una de ellas, que constan de un par de páginas aproximadamente, Sergi repasa en un tono distendido pero no alejado de realidad en muchos casos la historia de cada uno de los temas, aplicándoles algún pequeño cambio para ajustarlo al mundo en el que se sitúa la novela, y donde los nombres de los personajes y lugares formarían parte de esa supuesta historia que hubieran escrito los humoristas británicos. Cada uno de los temas que se traten tendrán relación directa con lo que suceda en la historia principal en las páginas posteriores.

"Nunca digas vodka, nunca jamás" cuenta, sin embargo, con todos los ingredientes necesarios en una buena novela negra y criminal: el joven que desea abrirse camino fuera de los patrones de la delincuencia que termina enamorándose de una bella chica, el matón de turno, justicieros sin escrúpulos, duelos a muerte y alcohol, mucho alcohol. Y es que el vodka que da título a la obra es, finalmente, el motivo que mueve a los personajes de un lado para otro provocando muertes y disgustos, alegrías y penurias a todos ellos.


Como veis, tenemos dos puntos de vista en la novela: la satírica y la oscura. Ambas se entremezclan logrando un libro divertido en muchos momentos, bestia en otros pero también algo lento en su parte central. La aparición de los textos introductorios que comentaba anteriormente superan por momentos en intensidad a la trama principal que, sobre todo en la parte central del barco, llega un momento que se hace algo larga y repetitiva, a pesar de que lo absurdo de muchas situaciones me terminaron sacando mas de una sonrisa sin poder evitarlo. A pesar de ello, eso sí, los momentos en que la historia coge velocidad el libro es atrayente y pasa páginas absoluto.

Con todo esto, "Nunca digas vodka, nunca jamás" me ha resultado un entretenido libro, divertido a la vez que salvaje (no escatima detalles si es necesario), algo largo en muchos momentos para lo que le hubiera recortado algunas partes centrales pero, ante todo, hilarante y delirante. El volumen cuenta con una gran carga de trabajo detrás para conseguir cuadrar las lúcidas aperturas de capítulo con el contenido argumental de cada uno de ellos para los que bien merece la pena dar una lectura pausada y fijándose en los detalles. Nunca veréis el vodka de la misma manera, nunca jamás.

Publicado por : Borja // miércoles, marzo 09, 2016
Categoría:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Con la tecnología de Blogger.