"Los crímenes del jorobado", de Edogawa Rampo

Título: "Los crímenes del jorobado"
Autor: Edogawa Rampo
Traducción: Ismael Funes Aguilera
Páginas: 240
Editorial: Quaterni


Una de las editoriales con las que personalmente aun estaba en deuda era Quaterni. El sello madrileño lleva ya unos años recuperando o editando por primera vez en nuestro país muchas e interesantes obras de la literatura oriental. Sobre todo la japonesa, pero también con algunos huecos para autores indios, por ejemplo. Si a todo esto le sumamos las originales ediciones de sus libros, que cuentan con un atractivo diseño y formato con unas cubiertas de textura totalmente diferente al resto, lo cierto es que Quaterni se postuló hace tiempo como uno de los sellos editoriales a tener en cuenta. Nunca es tarde si la dicha es buena, se suele decir, por lo que allá vamos con mi particular estreno.

Voy a contar, como curiosidad, que fue lo que primero me llamó la atención de la publicación de "Los crímenes del jorobado". No, no es el hecho de que sea la primera vez que esta historia se traduce a un idioma occidental. No, tampoco es que Edogawa Rampo sea uno de los autores mas destacados de la literatura detectivesca japonesa ni tampoco que la obra sea, como dice el texto introductorio, algo provocadora. Si, como es mi caso, has leído manga (cómic oriental) desde hace varios años o incluso si te has incorporado mas recientemente, quizá recuerdes un tebeo llamado Detective Conan. Su personaje principal, el pequeño protagonista, coge su nombre tras los incidentes del primer episodio de la mezcla de Arthur Conan Doyle y Rampo Edogawa, quedando finalmente como Conan Edogawa para la posteridad. Efectivamente, la obra de Gosho Aoyama, que sigue publicándose actualmente en su país de origen y en el nuestro, ha sido mi gran referencia a la hora de adentrarse en este libro. Uno nunca sabe a donde le llevaran las referencias del pasado.

Volviendo al volumen que nos ocupa, la introducción a cargo de la editorial ya nos pone en aviso de algunas características interesantes. Por un lado, en el aspecto de la edición, "Los crímenes del jorobado" no deja de ser la recopilación de una serie de entregas en formato folletín originalmente publicados entre 1929 y 1930. Por ello, para poder llevarlo al formato libro en el que nosotros lo podemos leer, se han recortado algunos párrafos que servían de nexo para que los lectores de la época pudieran recordar en qué punto de la historia se encontraban, algo inútil en este formato y edición. En lo estilístico, antes ya hacia referencia a lo provocador del texto para la época en que vio la luz: homosexualidad, seres deformes maltratados, asesinatos inducidos.... temas que, en definitiva, resultan a todas luces chocantes para estar escritos a primeros de siglo XX y que, sin duda, sorprenden.


En "Los crímenes del jorobado" se nos narra la historia de Minoura Kinnosuke, a quien le es arrebatado en un brutal asesinato el amor de su vida: Kisaki Hatsuyo. Dado que la, desde su punto de vista, inútil policía es incapaz de desenmarañar uno de los clásicos de asesinato en habitación cerrada, Minoura decide hablar con su amigo Miyamagi Kokichi, detective aficionado, quien también se ve afectado por los asesinatos que están sucediendo y que terminan llevando a nuestro protagonista a un viaje más propio de la novela de aventuras. Quien lea el último tercio de novela entenderá la curiosa combinación de géneros que esta obra ofrece: la citada aventura, la detectivesca, la horrenda en muchas de las imágenes y situaciones que se nos describen o la romántica en las relaciones de nuestro protagonista con algunos de los personajes. Se trata, en definitiva, de una mezcolanza en aras de mantener enganchado al lector de la época entrega tras entrega pero de la que Edogawa Rampo sale parado de manera razonable y que sigue resultando atractiva.

Es cierto que, a día de hoy, "Los crímenes del jorobado" sería una novela que resultaría extraña. Acostumbrados a tramas paralelas que terminan confluyendo, aquí no será hasta la parte final que se termine desenmarañando buena parte de la trama que se mantenía detrás de los sucesos que iban aconteciendo. Hasta entonces, tanto el lector como el protagonista se encuentran en una especie de "novela sobre raíles" de la que no se puede salir. Además habrá detalles que queden sin resolver en aras de lograr una historia lo más horrenda y terrible, a la par que atrevida y valiente. En definitiva, "Los crímenes del jorobado" es una magnifica carta de presentación de un autor, Edogawa Rampo, poco publicado en castellano, y del que ojalá Quaterni pueda traernos próximamente nuevas muestras de su retorcida mente.

Publicado por : Borja // martes, marzo 22, 2016
Categoría:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Con la tecnología de Blogger.