"El el centro de la tierra", de Edgar Rice Burroughs

Título: "En el centro de la tierra"
Autor: Edgar Rice Burroughs
Traducción: Javier Jiménez Barco
Páginas: 188
Editorial: Costas de Carcosa

El inicio de la andadura editorial de Costas de Carcosa ha tenido lugar en estas semanas con el lanzamiento de la primera entrega de la saga de Pelúcidar, "En el centro de la Tierra", de Edgar Rice Burroughs. El norteamericano, creador a su vez de legendarios personajes ampliamente conocidos como es el caso de Tarzán o Barsoom, a partir de donde se conoció a John Carter, vio editado en 1914 las cuatro entregas de un primer volumen que menos de una década después vería la luz en formato libro a semejanza del que ahora tenemos en nuestras manos.

Ahora, más de un siglo después de aquella primera aparición, la unión de las editoriales Barsoom y Pulpture da lugar a nueva edición de esta obra que cuenta con el valor añadido de incluir una nueva traducción a cargo de Javier Jiménez Barco quien, ademas, firma una interesante introducción para los que no conocemos a fondo la historia del autor, asi como algunos pequeños avatares de su publicación y polémicas posteriores en cuanto a la base de la historia escrita. El volumen incluye, añadido, las ilustraciones originales de J. Allen St. John firmadas entre 1914 y 1922, aportando al ejemplar un valor coleccionista sumamente interesante a un libro editado en un fácilmente manejable formato bolsillo de tamaño algo superior a lo habitual.

En lo argumental, "En el centro de la tierra" nos subimos a hombros de David Innes hasta el centro de la tierra. No vamos solos; nos acompaña Abner Perry, el precursor tecnológico de un enorme taladro con el que perforar el suelo terrestre de manera sencilla y que contó para su desarrollo con el dinero de David. Un invento que hará que ambos se hagan millonarios una vez se encuentre a pleno funcionamiento. La historia comienza en el mismo momento en que ambos, subidos en este ingenio a modo de prueba, se sumergen en la tierra sin control hasta llegar a un espacio hueco enorme que resulta ser el centro de la propia Tierra. Un lugar donde el sol nunca se pone, siempre es de día. Donde el tiempo no es un sistema lineal, sino absolutamente variable. Un lugar donde no existe horizonte, sino la redondez de las paredes que rodean a Pelúcidar, el nombre que recibe este enorme territorio poblado por infinitas especies y monstruos fantásticos y donde David y Perry tendrán que aprender a sobrevivir desde el momento en que abandonan la aparente seguridad de su máquina.


Para los neófitos, como quien suscribe, de la obra de Edgar Rice Burroughs cabe decir que "En el centro de la Tierra" es una novela de puro entretenimiento. Es lo buscado y lo encontrado. Olvidaos de arduas explicaciones científicas o el porqué y cómo de muchas de las cosas que se van sucediendo: algunas tendrán más sentido, otras ninguno. Los dos personajes principales, muy tópicos, tendrán que ir superando las pruebas a las que Pelúcidar les irá sometiendo, zafándose de todo tipo de seres, y conociendo a multitud de personajes, unos aliados otros no tanto, que les pondrán las cosas difíciles mientras ambos terminan de entender el funcionamiento de un lugar tan nuevo y desconocido como es el propio interior de la Tierra.

Con todo lo dicho, "En el centro de la tierra" me ha parecido todo un divertimento perfecto para cualquier sobremesa de domingo lluvioso. Una novela entretenida, amena, llena de sucesos y acontecimiento y que nos lleva a al interior de nuestro planeta, un mundo desconocido y que seguro dará mucho más de sí a lo largo de las próximas seis novelas que Costas de Carcosa tiene previsto ir editando en próximos meses y con las que se completa la colección. El inicio de la saga de Pelúcidar consigue y da lo que promete: un buen rato de lectura distraída para casi todos los públicos.

Publicado por : Borja // martes, febrero 23, 2016
Categoría:

1 comentarios:

  1. pues no he leído nada de este género y me apetece mucho, tomo nota porque si hay monstruos hay que leerlo!!

    ResponderEliminar

 
Con la tecnología de Blogger.