Entrevista: Jose Luis Cantos ("Telaraña")

Uno de los últimos lanzamiento de la editorial Tyrannosaurus Books ha sido "Telaraña". La novela debut de Jose Luis Cantos nos lleva de nuevo a la isla de Simetría, lugar sobradamente conocido gracias a la novela "El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas", de Darío Vilas o "Girando en Simetría", antología de relatos donde participada, entre otros, nuestro protagonista.

Dado que se trata de su primera obra, sobre la cual os traeremos un comentario dentro de no mucho, hemos tenido el placer de ponernos en contacto con Jose Luis Cantos, autor de "Telaraña", aunque con una trayectoria de cuentos, relatos y antologías que nos va a detallar a continuación. También conoceremos detalles sobre sus proyectos más inmediatos, alguno muy avanzado...


Lo primero, muchas gracias por atender las preguntas de Calles de Tinta y enhorabuena, claro, por tu novela "Telaraña" recientemente editada con Tyrannosaurus Books.

Muchas gracias a ti, por invitarme a dar una vuelta por estas calles. Es un placer estar aquí.

Cuéntanos, dado que se trata de tu primera novela, ¿Quien es Jose Luis Cantos?

Pues soy una persona que, ya desde pequeñito, sentía vocación por la literatura. Hay como un millón de definiciones de “escritor”, supongo que encajo en alguna de ellas. Aunque también depende mucho del ánimo con que me levante ese día, ja, ja, ja. Así que lo más acertado sería decir que me encanta escribir, que necesito escribir y que trato de hacerme mi pequeño hueco en el gigantesco mundo de las letras.

¿Donde podemos leerte hasta la publicación de esta novela?

Pues al principio, como muchos compañeros, me curtí participando en diversas antologías de relatos: H-Horror (DH ediciones), Calabazas en el trastero (Saco de Huesos), Antología Z (Dolmen), Fantasmagoria (Tombooktu), entre muchas otras. En 2013 publiqué, ya en solitario, El ojo en la cerradura. Una antología de micros editada por El Cruciforme que puede descargarse gratuitamente desde la plataforma Lektu.

En 2014 cogí un buen puñado de todos esos relatos publicados en antologías compartidas más otros inéditos y los uní en Relicario para insomnes, mi primera publicación en papel, de la mano de la editorial Saco de Huesos. Y hace nada, a finales de 2015, Tyrannosaurus publicó la que es mi primera novela: Telaraña. Ese es el caminito que llevo hecho, y la verdad es que estoy muy contento.

En tus propias palabras, alejándonos de la sinopsis de la contraportada, ¿De que trata "Telaraña" y cómo se la venderías a un lector casual?

Telaraña es, básicamente, una historia coral. Nos asomamos por una mirilla para observar a un elenco de personajes en un momento determinado de sus vidas. Sus sueños e inquietudes no son, en general, muy distintos a los de cualquiera. La gran diferencia es que esos personajes no viven en una ciudad cotidiana, sino en Simetría. Y Simetría es una ciudad muy, muy chunga en la que, como aviso en el primer capítulo de la novela, puede pasar cualquier cosa. Cualquier cosa.

Como reclamo para el lector casual, suelo decir que podría emparentarse con Sin City, pero es solo una pincelada, una referencia rápida para dar una idea general.

Como reclamo para el lector casual, suelo decir que "Telaraña" podría emparentarse con Sin City, pero es solo una pincelada, una referencia rápida para dar una idea general.

¿Consideras relevante haber leído previamente algunas de las novelas de Simetría o crees que se puede disfrutar de igual manera sin haberlo hecho?

No. No es relevante. Para muchos de los lectores con los que he podido hablar, Telaraña es su primera aproximación a Simetría, y todos la han disfrutado sin ningún problema. Es una obra completamente ajena en ese sentido. No forma parte de una saga. Lo que sí es cierto es que, al compartir contexto y trasfondo con otras obras, hay detalles, guiños y referencias que quienes hayan leído El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas y Girando en Simetría captarán al momento. Para quien no lo haya hecho, esos detalles pasarán desapercibidos, pero ello no impide en absoluto disfrutar de Telaraña. Es más, espero que mi novela sirva de introducción, y quienes no conocían la isla de Simetría se adentren en ella.


Las historias centradas en la isla de Simetría no salen de su localización en ningún momento aunque se hace referencia a ello. De hecho, muchos de los personajes de "Telaraña" hacen referencia a cómo sería la vida fuera de la isla. ¿Te planteaste en algún momento que parte de la trama saliera de los limites geográficos de Simetría?

No me lo planteé. Para mí era muy importante transmitir la sensación de estar atrapado en un lugar, de estar enredado en una telaraña. Una de las muchísimas cosas hacen especial a Simetría es la atracción que ejerce sobre los que la visitan y, sobre todo, sobre los que nacen allí. Quería que el lector sintiera esa atracción, la sensación de estar encerrado, atado de una forma inexplicable a un lugar.

En un principio, la novela tuvo por título provisional “La vida y la muerte en una tela de araña”. Así que planteé Simetría como una gigantesca telaraña, llena de bichitos atrapados. ¿Qué harían esos insectos? Unos tratarían de huir, otros se habrían dado por vencidos, otros se adaptarían, incluso se convertirían en depredadores… Podría decirse que es la esencia de la novela, que, a su vez, no deja de ser una metáfora sobre la propia vida: hay que luchar por seguir hacia delante.

Después de varios relatos y textos breves como los que pudimos leerte en "Girando en Simetría", das el salto a la novela. ¿En que momento decides dar ese salto? ¿Qué te llevó a ello?

Llevaba un tiempo intentando afrontar la tarea de escribir una novela, pero no encontraba una historia que tirase de mí con la fuerza suficiente como para comprometerme a terminarla. La verdad es que llegué a obsesionarme un poco hasta el punto en que me llegué a considerar que mi terreno era el relato, exclusivamente. Sin embargo, mientras escribía los relatos para Girando en Simetría, me di cuenta de que ahí había miga y que, además, me sentía muy cómodo con ese trasfondo. En Simetría encontré el lugar idóneo para desarrollar mi primera historia larga. Fue todo muy natural. Me di cuenta de lo tonto que había sido por obsesionarme. Al final la historia acaba apareciendo, de una forma u otra.

Esta primera novela, además, se sitúa en un territorio conocido para mucho de tu público potencial: la isla de Simetría. ¿Consideras que esto puede ayudarte a la hora de conseguir una mayor visibilidad que de otra manera sería mas complicada?

Soy muy consciente que Simetría tiene un público, pero no me planteé escribir Telaraña para aprovechar ese tirón. Como te digo, fue algo que surgió en el momento. Simetría sirvió de catalizador, de crisol donde mezclar todas las historias que me venían rondando y a las que, hasta ese momento, no sabía dar cuerpo de novela. Pero sí, supongo que el hecho de que se desarrolle en esa ciudad es un plus a la hora de hacerte visible hacia cierto público. Aunque también es una responsabilidad y, en cierto modo, una presión añadida. Quería ser muy, muy respetuoso con la creación de Vilas y Rubio, no defraudar a los lectores de la isla y, al mismo tiempo, dejar mi impronta como autor.

"Telaraña" es una novela coral con numerosos protagonistas. Una vez alejado del relato, mas corto y directo, ¿que tal ha sido la experiencia para el manejo de numerosos personajes y tramas enlazadas?

Más sencillo de lo que pensaba que sería. Quizás me pongo un poco pesado, pero es que en realidad fue todo muy natural. De hecho, estructuré al novela de modo que, además de las múltiples tramas, los capítulos fueran cortos, como si se trataran de episodios o relatos cortos que, unidos, formaran un gran entramado. Me gusta pensar que, dentro de la misma novela, cada capítulo tiene su propio nudo y su propio clímax que te empuja al siguiente.

Supongo que el hecho de que se desarrolle en Simetría es un plus a la hora de hacerte visible hacia cierto público. Aunque también es una responsabilidad y, en cierto modo, una presión añadida.

Las historias en Simetría se caracterizan por su depravación y brutalidad. A pesar de contar con la experiencia previa de "Girando en Simetría", ¿Como se siente el autor escribiendo escenas tan violentas como las que en ocasiones leemos en estas tramas?

No disfruto de escenas violentas ni soy gratuito con ellas, creo que todas vienen justificadas por la trama. Cuando uso la violencia en mis textos, qué ironía, para dejar patente mi repulsa a la violencia, para purgarme de las cosas que a veces se leen en los periódicos o se ven en la tele. ¿Cómo me siento al escribirla? En muchas ocasiones me dejan mal cuerpo, lo cual, creo, es un buen síntoma. Muchas veces escribo más con las entrañas que con la cabeza. Si algo que sale de mis dedos me cabrea, me revuelve o me hace flotar, es que voy por buen camino. Es mi brújula.


Ya que la mencionamos, ¿Que tal fue la experiencia escribiendo los relatos de "Girando en Simetría" coordinandoos entre cuatro personas?

Muy bien, la verdad. A Darío Vilas lo conocí hace mucho y conectamos casi desde el principio. Siendo muy diferentes, compartimos un instinto a la hora de contar historias, incluso en el modo de entender la literatura y cómo la literatura nos hace sentir. A Ignacio Cid y Rafa Rubio los conocí un poco después, pero me ocurre exactamente lo mismo. Personas con las que, incluso a través de una pantalla, compartes muchísimo. Admiro y respeto mucho a los cuatro como creadores. Tengo la suerte de que están tan locos como yo. Así que cuando decidimos escribir Girando en Simetría fue tan sencillo como abrir un grupo en Facebook y que Darío Vilas nos diera el pistoletazo de salida al grito de: “Escribid cabrones”. Pocas veces me he sentido tan libre y tan a gusto escribiendo locuras.

La isla de Simetría es un territorio creado inicialmente por Rafa Rubio y Darío Vilas en el que algunos autores habéis podido acceder para ampliar sus historias. ¿Quien animó a quien a la hora de adentrarse en Simetría? Y, ¿Como ha sido tu relación con los autores originales a lo largo de la escritura de manera que no rompieses con el estilo de las anteriores obras en este lugar?

Como ya he comentado, mi relación con los dos es muy buena. Son, junto con Ignacio Cid, como mis hermanos de letras. Darío venía animándome desde hacía mucho a que me atreviera a escribir una novela. Al comentarle que tenía una idea para desarrollar en Simetría, no me puso ninguna objeción, todo lo contrario, me animó a ello. Además, Darío pudo leer uno de los primeros borradores, quería conocer su punto de vista. Le gustó mucho, lo cual fue todo un espaldarazo de moral. En cuanto al estilo, tuve la oportunidad de experimentar y ponerlo en práctica en Girando en Simetría. Supe que no habría ningún problema de adaptación.

Pocas veces me he sentido tan libre y tan a gusto escribiendo locuras como en "Girando en Simetría"

Al ser tu primera obra larga, seguro que con el paso del tiempo hasta su publicación has visto algún detalle que te hubiera gustado cambiar. ¿Que modificarías si esto fuese posible llegado a este punto?

Hay cosas que cambiaría, claro. Pero llega un momento en que la obra está terminada, y eso incluye tanto los errores como los aciertos. Llega un momento en que te das cuenta de que el autor que escribió esa obra, el tú del pasado, y el que la está revisando en el presente, a un mes de ser publicada, son dos autores diferentes que escribirían dos obras diferentes. Así que no cambiaría nada de Telaraña, la novela es la que es. Todo lo que he aprendido en el proceso es para aplicarlo en la siguiente, no para lamentarme por aquel pasaje que debí quitar o aquel que debí dejar.

En cuanto a su publicación, la novela se había anunciado inicialmente para comienzos de 2015 de la mano de la editorial Dissident, terminando finalmente publicada por Tyrannosaurus Books. ¿Se trata de una decisión persona o llevada por motivos editoriales? En lo que a mí respecta, no podría imaginar mejor línea editorial que Dirt para la publicación de una nueva obra en Simetría.

Dissident Tales fue la primera editorial que se interesó por Telaraña. Debo decir que les estoy muy agradecido por todo el cariño que demostraron hacia la obra. Por causas ajenas, las aguas se revolvieron un poco, y no consideré oportuno que la novela viera la luz en esa ambiente. Tyrannosaurus siempre fue mi primera opción, así que cuando Nae Esteban me dio el visto bueno, no dudé en firmar con ellos. Como dices, es el mejor sitio para Telaraña. Aunque siempre estaré agradecido a Dissident por todo el cariño y la ilusión que me demostraron.

Y en lo personal, ¿Que podemos esperar de Jose Luis Cantos en el futuro? Una vez introducido en el mundo de la novela, ¿ya tienes mente próximas historias largas? ¿Volverás antes al relato? ¿Volverás a Simetría en un futuro, una vez el final de "Telaraña" deja alguna posibilidad a ello?

En el futuro hay varios proyectos, sí, y casi todo son novelas. La más inminente es la que tengo ahora mismo entre manos. A falta de unos capítulos, está prácticamente terminada. Su título provisional es “Naraka”.

En cuanto a Simetría, pues hay varias cositas… Coordino una antología ambientada en la isla, Náufragos en Simetría. Me he llevado a un nutrido grupo de autores a dar un paseo por la ciudad maldita. También hay por ahí un proyecto en pañales para una novela junto a Rafa Rubio. En el plano individual, tengo varias páginas escritas con más historias para desarrollar en Simetría en una posible continuación de Telaraña, pero es pronto. Quiero ver cómo acogen los lectores la novela y comprobar si de verdad interesa una continuación. Las opiniones voy recibiendo son muy esperanzadoras pero… el tiempo dirá.

Por ahora, lo más cercano es "Naraka". Estoy disfrutando un montón escribiéndola.

Muchas gracias Jose Luis por atender mis preguntas. Toda la suerte con esta "Telaraña", enhorabuena por ello, y que sigamos leyéndote en el futuro.

A ti por invitarme. Ha sido un auténtico placer.

Publicado por : Borja // jueves, enero 28, 2016
Categoría:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Con la tecnología de Blogger.