Entrevista: Ignacio Cid Hermoso ("Gespenst")

Este año 2015 esta siendo altamente prolífico en publicaciones para el escritor madrileño Ignacio Cid Hermoso. Nada más iniciarlo veía la luz dentro de la colección Stoker de la editorial Dolmen la novela de fantasmas "Gespenst". Pocos meses después llegaba a las librerías la antología "Girando en Simetría" (Tyrannosaurus Books, 2015) junto a otros autores y en su blog ya anuncia una nueva publicación para finales de este año. 

Con todos estos motivos, en Calles de Tinta nos ponemos en contacto con el autor para que nos dé más detalles sobre todas estas novedades y sus planes futuros, que no son pocos.


Muchas gracias, Nacho, por atender las preguntas de Calles de Tinta y enhorabuena por tu último año con la publicación de las novelas "Nudos de Cereza" y "Gespenst", así como tu participación en la antología "Girando en Simetría".

Gracias a ti, Borja, por tu interés y tus preguntas.

Comenzamos, por un lado, con tus últimas novelas, "Nudos de Cereza" y "Gespenst". Preséntanos sus argumentos y a que tipo de lector pueden ir dirigidas ya que, aunque tienen cosas comunes, pudieran tener públicos objetivos bastante diferentes.

"Nudos de Cereza" es un drama familiar, una novela negra costumbrista. Marcos perdió a su hermana Carolina cuando ella solo contaba catorce años. Nunca nadie pagó por el crimen. Años más tarde, mientras comienza a romperse su matrimonio, recibe una carta anónima en la que alguien asegura saber quién mató a su hermana. A partir de ahí, Marcos inicia una investigación en la que irá tirando del hilo para encontrar respuestas en el pasado, aunque esas respuestas acabarán contestando otras preguntas que jamás se había formulado. Creo que es una novela bastante dura y, en última instancia, sentimental; pero también sorprendente, con un final bastante imprevisible. Es la novela que mejores críticas ha cosechado de todo lo que he publicado hasta la fecha, aunque es una pena que sea tal vez la menos conocida.

"Gespenst", en cambio, es un thriller emocional con tintes fantásticos. Una historia de fantasmas con bosques, pantanos y una familia rota. Todo comienza cuando Carlos, el hijo de una famosa pintora, desaparece a orillas del pantano de Nueva Luarma. Cuando Mario, el padre del niño, comienza una investigación paralela a la policía, descubrirá que nada es lo que parece en la desaparición de su hijo. Y que el pantano alberga monstruos. Gustará a todo aquel que se acerque a las historias de terror intimista más basadas en la psicología de los personajs que en los sustos. Aunque sustos también los hay. Y gordos.

En ambas novelas contamos con niños como protagonistas de los acontecimientos y sufridores de lo que va sucediendo. ¿Es algo buscado? ¿Crees que la figura del menor puede encontrar esa inocencia a la hora de plantear ciertas tramas más oscuras?

Pues sí, es algo buscado, aunque, curiosamente, no en el sentido que me propones en tu pregunta (la inocencia frente a lo inquietante), sino más bien como llaga abierta en mitad del seno familiar. Es decir: los niños aparecen aquí ultrajados de alguna manera (muertos o desaparecidos) y lo hacen como receptores de una situación real que siempre me ha preocupado y que trato obsesivamente en mis novelas, que no es otra cosa que la falta de responsabilidad de algunos padres hacia sus hijos, sobre todo en aquellas familias que utilizan a los niños como elemento cauterizador para intentar coser su relación rota o a punto de romperse.


"La utilización de los niños como protagonistas es algo buscado no como la inocencia frente a lo inquietante, sino más bien como llaga abierta en mitad del seno familiar"

Y también contamos con familias, matrimonios que sufren día a día. Unos terrores más cercanos que nos tocan mucho mas dentro que la de muchos monstruos o seres fantásticos. ¿Buscas esa cercanía para conectar con el lector de manera más profunda?

Lo cierto es que hay dos temas recurrentes en mis escritos —aparte de lo que acabamos de hablar sobre los niños— y son las relaciones tormentosas de pareja (habitualmente con infidelidades como causa o consecuencia de ese tormento) y las desapariciones (habitualmente de mujeres). Y son recurrentes porque, quizá, son dos de las situaciones cotidianas más misteriosas que ocurren en todas partes y casi a cada momento. A mí me apasiona el misterio, lo oculto y lo que no ofrece respuestas claras. La familia es el núcleo de nuestro día a día, y en ese núcleo, tarde o temprano, acaban sucediendo cosas. Cosas buenas y cosas malas. A veces cosas extrañas o para las que uno no está preparado. Me interesa mucho investigar qué armas y comportamientos utilizamos cuando ocurre ese tipo de cosas en nuestras vidas. En las vidas de la gente normal. No sé si lo hago para que el lector logre empatizar más, creo que no, lo hago simplemente porque es algo que me obsesiona como creador, que me preocupa y me interesa como persona.

En el caso de "Gespenst" utilizas un recurso para mi gusto poco utilizado, que es el de los viejos pantanos y los pueblos que quedaron inundados con su creación. ¿Inspiración, casualidad o llevabas tiempo detrás de situar una obra ante este tipo de suceso?

Siempre quise escribir una novela de fantasmas. Y pensaba que un pantano era una localización óptima para hacerlo (como también lo son un campo de maíz y un bosque). La idea surgió un día, mientras caminaba a solas por el bosque, y la chispa prendió después de ver una película que recomiendo encarecidamente que vean (aunque no es ninguna maravilla, trata una idea parecida de una forma templada, sin alardes ni estridencias, perfecta para mi gusto), que se titula "Lake Mungo". Después, como en este país tenemos una larga tradición de pueblos inundados en época del Plan Hidrológico Nacional franquista, era solo cuestión de tiempo abordar una historia como "Gespenst". Y creo que no salió mal.


"La familia es el núcleo de nuestro día a día, y en ese núcleo, tarde o temprano, acaban sucediendo cosas. Cosas buenas y cosas malas. A veces cosas extrañas o para las que uno no está preparado. Me interesa mucho investigar qué armas y comportamientos utilizamos cuando ocurre ese tipo de cosas en nuestras vidas"

Después de la publicación de ambas novelas llegó el turno de poder leer "Girando en Simetría", tu colaboración con Darío Vilas, Jose Luis Cantos y Rafa Rubio. Un viaje a Simetría, esa isla perversa donde todo lo peor del ser humano puede llegar a aparecer. ¿Como surge esta colaboración? ¿Que tal el sentimiento de poder dar rienda suelta a todos los males interiores de manera más salvaje?

Pues surge de la cabeza de Darío, que quería dar continuidad al proyecto que había empezado con Rafa Rubio años atrás, y para ello contactó con los dos autores que, en ese momento, pensaba que podíamos ser más afines a su idea de Simetría (José Luis, de hecho, es quien más ha hecho suya la isla, hasta el punto de ser un nuevo padre para ella). Yo acepté sin pensarlo en cuanto Darío me dio las pautas para escribir mis relatos: no había reglas. Esa forma de crear se ajusta perfectamente a mi modo de entender la literatura, a mi forma de crear. Pude aproximarme a la depravación y perversión de la isla sin renunciar a mi propio estilo, usando esa melancolía surrealista que tanto adoro y a la que tanto recurro en mis relatos. Yo suelo dar rienda suelta a todo lo que se me ocurre, especialmente en mis relatos, pero esta vez tuve la ocasión de que además la combinación formara un libro de alta calidad y que fuera publicado. De todas formas, ahora que nadie nos escucha, tengo la estúpida teoría de que la gente que escribe este tipo de cosas es debido a algún tipo de desviación psicosexual atajada a tiempo y a la que se libera esperando que cause el menor número posible de bajas. Este tipo de libros hacen un servicio social importante. En serio.

Sin embargo, no es una antología al uso, dado que los relatos no tienen una autoría concreta sino que esta todo repartido entre vosotros. ¿Como fue llevar a cabo el trabajo de esta manera? ¿En que momentos o relatos podemos ver a un Ignacio Cid más desatado?

En realidad, cada relato es independiente y fue pensado individualmente por cada uno de nosotros, pero nunca, que yo sepa, se ha desvelado la autoría. Aunque creo que es fácil para alguien habituado a leernos de manera individual. Los míos, por ejemplo, son muy míos, más surrealistas que pervertidos, más de quedarse uno rascándose la cabeza que vomitando. Mis compañeros de antología sí que te harán sentirte sucio y potar.

Con estos lanzamientos, ¿relato o novela? ¿porqué?

Las dos. Novela larga para fundirte con el texto y asumir que la historia pueda llegar a afectarte, a formar parte de ti. Relato para lucirte, explotar en una idea y después salir corriendo. Yo empecé en el relato hace muchos años ya, y fueron los relatos los que me enseñaron a escribir. Ahora, sin embargo, acabo de poner fin a una novela de más de 160.000 palabras con la que he intimado hasta el punto de haber confundido mi propia vida con la del protagonista. Pero volveré y seguiré volviendo al relato porque son necesarios para mí y para el tipo de historia que suelo contar. De hecho, mi próximo proyecto es otro libro de relatos surrealistas.

En tu blog has publicado que tu próxima novedad será "Grotesque" y gracias al cual tus lectores podremos conocer tu verdadera voz literaria. ¿Que nos puedes contar de esta obra y cuando podremos leerla?

Sí, la verdad es que estoy ilusionado con este lanzamiento como no lo estaba desde que empecé a publicar a nivel profesional, hace cinco años. “Grotesque” es algo que nunca he visto publicado en este país. Es lo que a mí me gustaría comprar si me lo llegara a encontrar en la estantería de una librería. Son siete relatos que conforman los días de una semana y cada uno de ellos contiene mil cuentos en su interior, más de un millón de lecturas entre líneas ocultas incluso para mí. Es todo un estudio psicoanalítico de no sé muy bien quién o qué cosa, y significará algo distinto para cada lector y para cada momento en que sea leído. Es una obra caleidoscópica bastante rara con la que el lector podrá empezar a conocerme como escritor, lo más personal que he publicado desde el relato “Basilio Figueroa”, incluido en la antología “Texturas del miedo” (que, por cierto, será reeditada en breve por Saco de Huesos en una versión corregida y ampliada). Pero es que, además, el libro será precioso, un libro-arte, como me gusta denominarlos a mí. La editorial se lo está trabajando muchísimo y ha contratado a un ilustrador de esos que le hacen a uno perder el sentido. El resultado va a ser espectacular. Ya lo veréis todos en noviembre de este año.

Hablando de voz literaria, ¿cual es tu obra con la que mas te identificas hasta este momento? Y si pudieras extrapolarte a un autor extranjero, ¿dentro de quien te imaginarias?

Dentro de mis novelas largas, sin duda alguna, la última que he escrito y a la que he puesto el punto final hace una semana escasa. Aún está por corregir, pero es para mí lo mejor que he hecho nunca. Es una historia inabarcable, la novela que siempre había soñado con escribir. Aparte de ella, diría que me identifico mucho con la melancolía de “Nudos de cereza”, con el estilo de mi novela corta “Anoche, ya tarde” y con el ritmo de “Grotesque”. Casi todas ellas inéditas. Por eso digo que aún no se ha podido leer mi auténtica voz literaria. En cuanto a lo de extrapolarme a algún autor extranjero tendría que parecerme a alguno, y creo que no me parezco demasiado a nadie. Otra cosa es a quién envidio —porque para ser un buen escritor y mejorar cada día hay que envidiar más que admirar—, y en este caso te podría poner un par de ejemplos: el canadiense Régean Ducharme y el argentino Alan Pauls. Así, a bote pronto.


"“Grotesque” es algo que nunca he visto publicado en este país. Es lo que a mí me gustaría comprar si me lo llegara a encontrar en la estantería de una librería. Es una obra caleidoscópica bastante rara con la que el lector podrá empezar a conocerme como escritor."

Hace un tiempo te leí en una entrevista que a lo largo de este 2015 veríamos más obras tuyas publicadas, como es "Todas las mujeres muertas". ¿Aun podemos esperar más novedades de Ignacio Cid a lo largo de este mismo año? ¿Qué previsión tiene esta obra?

Pues siento decirte que "Todas las mujeres muertas" no verá la luz finalmente, ni este año ni, posiblemente, el año que viene. Y es una pena, porque la considero mi novela negra más madura. El caso es que fui yo quien se echó para atrás porque consideré que aún no había encontrado la editorial adecuada para publicarla. No pensaba contarlo, pero esta novela fue rechazada en última instancia por el director de marketing de Anaya después de haber superado el filtro previo de calidad y de haber recibido todo tipo de mensajes positivos por parte del editor. Aún conservo ese correo como la prueba más inefable de la realidad literaria de hoy en día: “la novela es muy buena, pero es muy rara y creemos que, con la crisis y sin venir de un autor conocido, no la venderíamos bien”. Esa fue la razón que me dieron en su día. Después tuve otras opciones, pero ninguna me ha llegado a convencer hasta el día de hoy. Habrá que seguir esperando.

¿Seguirás explorando en un futuro los terrores humanos o te apetece probar nuevos géneros o, al menos, variantes sobre los mismos?

¿Se puede escribir sobre otra cosa que no sean terrores humanos? Al ser humanos somos seres sufrientes, y hay terror en cada uno de nuestros actos y en cada uno de nuestros días. Pero no suelo escribir terror puro. Escribo surrealismo costumbrista. O thriller emocional. Seguiré por esos derroteros, aunque creo que tras mi última novela he avanzado un paso más allá fuera de todo género. No me gustan los géneros. Es como ponerle puertas al campo.


Presentación de "Gespenst" en Celsius 232 de 2015. Ignacio Cid (izquierda), Darío Vilas (derecha)

En este tiempo has trabajado con 23 Escalones, Saco de Huesos, Punto en Boca, Dolmen y, quiza en menor medida, Tyrannosaurus Books. Editoriales de diferente tamaño y propuestas. ¿En cual te has sentido más cómodo? ¿Es muy diferente el trato al autor en según qué editoriales?

Cada una ha sido especial por un motivo distinto. Y solo en una de ellas (en dos, porque la primera desapareció) no repetiría. El trato va desde el más humilde de Saco de huesos, que ni siquiera tiene distribución, hasta el más profesional de Dolmen, acostumbrados a sacar varias novedades cada mes. Con la que más a gusto he trabajado, sin duda, es con la que estoy trabajando ahora mismo para sacar “Grotesque”, cuyo nombre todavía no puedo desvelar. Y es una de las más pequeñas con las que he firmado. Para mí es un placer cuando el propio editor te llama para interesarse por cada uno de los aspectos de tu obra. Te hace sentir que lo que haces tiene algún valor.


""Todas las mujeres muertas" no verá la luz finalmente, ni este año ni, posiblemente, el año que viene. Fue rechazada en última instancia por el director de marketing de Anaya después de haber superado el filtro previo de calidad y de haber recibido todo tipo de mensajes positivos por parte del editor."

Muchas gracias, de nuevo por haberme atendido. Muchas suerte con tus futuros proyectos, y que nosotros los leamos y disfrutemos.

Las gracias te las doy yo a ti por permitirme hablar de mi trabajo en tu espacio. Ojalá hubiera más propuestas como la tuya. Un abrazo y un saludo a todos los lectores de tu Calles de Tinta.

Publicado por : Borja // miércoles, septiembre 16, 2015
Categoría:

1 comentarios:

  1. Interesante entrevista y con un montón de datos nuevos, incluso para los que seguimos a este autor. Nacho Cid es un escritor tremendo, de historias que te dejan enganchado durante semanas después de haberlas terminado. Absolutamente recomendable. Mi favorita hasta el momento es Nudos de cereza. Pero ya estoy deseando que llegue noviembre por si queda desbancada por la siguiente.

    ResponderEliminar

 
Con la tecnología de Blogger.