"Rojo Alma, Negro Sombra", de Ismael Martínez Biurrun

Título: "Rojo Alma, Negro Sombra"
Autor: Ismael Martínez Biurrun
Páginas: 326
Editorial: 451 Editores

Con la reaparición gracias principalmente a Gigamesh de unos cuantos ejemplares de "Rojo Alma, Negro Sombra", Ismael Martínez Biurrun ha vuelto a abrirse hueco entre los comentarios de los seguidores de la literatura fantástica alejada de tópicos. Eso, y la reedicion de "Infierno Nevado" por parte de Sportula, aunque a este en concreto aun no he le hincado el diente como espero hacerlo en próximas semanas o meses. Por tanto, resulta curioso que no ha sido necesaria la aparición de una novedad en sí misma para justificar volver a hablar de este autor navarro afincado en Madrid que tantas alegrías nos esta dando desde hace unos años.

Hace poco más de un año comentaba en este blog la buena sensación que me había dejado "Un minuto antes de la oscuridad", ese acercamiento a lo apocalíptico en una ciudad de Madrid que vive bajo la amenaza de los hawaianos. Y hasta ahí voy a contar dado que merece mucho la pena descubrir por si solo lo que esconde ese volumen. El paso de Ismael Martínez Biurrun por la siempre interesante editorial Salto de Página también nos ha dejado obras tan cinematográficas como "Mujer abrazada a un cuervo" o la atractiva pero pendiente en mi caso "El escondite de Grisha".

"Rojo Alma, Negro Sombra" fue editado originalmente por 451 Editores hace siete años, en 2008. La que era su segunda novela editada en ese momento nos llevaba a ese entorno que después el autor tanto ha explotado en sus siguientes obras, como es el de situarnos en lugares reconocibles, cercanos, con situaciones familiares y de las que prácticamente podríamos ser nosotros los protagonistas. Sin embargo, poco a poco, el elemento fantástico que tanto aterra a esos personajes se va introduciendo, en algunos casos mas evidentes en otros menos, pero siempre haciendo acto de presencia lo suficiente como para turbar cada una de las vidas de las que somos testigos.


En este libro, Ismael Martínez Biurrun nos cuenta la vida de tres personas. En primer lugar, Elías, operario de maquinaria que sufre un accidente lo que le obliga a recolocarse como vigilante nocturno para la empresa en la que trabaja. Segundo, Guillermo, alias Génesis, un joven quinceañero que busca labrarse un futuro como grafitero, a pesar de la gran oposición por parte de su familia, incluyendo un padre que guarda un oscuro secreto. Por último, Roberta, quien tras una relación conflictiva con su exmarido, busca seguir adelante con su hijo y su trabajo como socióloga.

Mientras las vidas de todos ellos se entretejen, dejando prácticamente a Elías como protagonista de la historia, ciertos fantasmas del pasado resurgen como comentaba anteriormente para agitar sus vidas. De una manera cinematográfica, Ismael juega con los sonidos, movimientos y pequeños sucesos que aparecen de una manera cotidiana hasta conseguir aterrorizar a los protagonistas. Esta es la gran baza de esta novela, contarnos una trama terrible en lo humano pero también terrorífica en estas pequeñas interacciones con los fantástico.

Por tanto, solo puedo afirmar que "Rojo Alma, Negro Sombra" me ha gustado mucho. Y eso es mucho decir con el listón tan alto en el que tengo colocado a Ismael desde hace un tiempo. Y si a ti que lees esto también te han gustado sus novelas posteriores no dudes en acercarte, a un precio imbatible hoy en día, a una pequeña delicia como es este libro.

Publicado por : Borja // viernes, abril 17, 2015
Categoría:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Con la tecnología de Blogger.