"El Marciano", de Andy Weir

Título: "El Marciano"
Autor: Andy Weir
Páginas: 416
Editorial: Ediciones B (Nova)

Conseguir salir del nicho de lectores acérrimos de la ciencia ficción y llegar al gran público es lo que marca un reconocimiento importante a un éxito rotundo. A tenor de las ventas tanto en su país de origen, EEUU, como en el nuestro, "El Marciano" de Andy Weir se ha unido a esa nómina de obras que consiguen romper esa brecha logrando, en este caso, incluso la producción de una película a cargo de Ridley Scott.

Para ello, la obra se nutre de muchos elementos que suelen ser comunes a muchas de estas obras que terminan dado el salto. Primero, la portada, tan enigmática y sugerente como atractiva para el lector que da vueltas por la librería buscando algo que ocupe sus viajes al trabajo o tardes de domingo. Segundo, un protagonista con el que cojas cierta confianza, de manera que termines sufriendo junto a él todos los errores y aciertos que se vayan produciendo durante el periplo que corresponda. En este caso, sobrevivir en Marte, lo que hace que buena parte del relato se centre única y exclusivamente en sus quehaceres provocando que, de una manera o de otra, cojamos cierta empatia. Tercero, y último en mi repaso personal a este tipo de características importantes, conseguir contar una historia de ciencia ficción que se mezcle con una parte más "terrenal", con problemas y situaciones que nos sean conocidas o que en alguna ocasiones nos hayan sido cercanas. En "El Marciano", este punto llega con el cambio de escenario a partir del sexto capitulo.

Metemos todo esto en una batidora y tenemos "El Marciano", un libro de supervivencia en Marte. Apenas vamos a tener referencias de la familia de Mark Watney, protagonista de la historia, ni tampoco vamos a ver en él unos sentimientos muy marcados o extremos, que bien podrían darse suponiendo que alguno de nosotros nos quedásemos varados, como él, en un planeta inhóspito como es el marciano, marcado por las tormentas de viento y arena que también tendremos oportunidad de sufrir a lo largo del relato. Todo lo que rodea la aventura de Mark en Marte es pura supervivencia.


En este sentido, hay capítulos que rozan, sino se introducen de lleno, dentro de lo que se llama ciencia ficción hard. Llenos de detalles y términos científicos, tanto de botánica como de la propia infraestructura que la agencia americana sitúa en Marte para su estancia en el planeta, su alternancia con otros tipos de episodios, mas cercanos, se torna imprescindible para conectar tanto con el personaje, con un carácter ciertamente diferente al que se podría esperar de alguien aislado a una distancia tal, como con la épica de la supervivencia. Es fácil que, una vez comenzada la lectura de "El Marciano", el lector generalista pueda aborrecer de las definiciones que abundan en sus primeros capítulos, rozando el límite de lo que se seguramente más de uno pueda tolerar.

Sin embargo, a medida que las posibilidades de supervivencia parecen mas reales, la historia gana cierto atractivo, hasta llegar a un final trepidante que nos hace devorar las últimas cincuenta o sesenta páginas sin pestañear. Con todo ello "El Marciano" me ha parecido una notable novela de ciencia ficción, con los puntos justos y necesarios de tecnicismos y de drama humano, tan típico en las historias de supervivencia venidas de los EEUU. Su protagonista, Mark Watney, puede no agradar por su carácter a todo el mundo, pero tanto los que lo adoren como los que lo odien disfrutaran de sus buenos y malos momentos, que de todo hay, sobre todo de lo segundo.

Publicado por : Borja // lunes, febrero 09, 2015
Categoría:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Con la tecnología de Blogger.