"Las Furias de Alera", de Jim Butcher


Título: "Las furias de Alera"
Autor: Jim Butcher
Páginas: 608
Editorial: RBA

Cualquiera que, durante al menos un minuto de los últimos años, se haya dedicado a indagar sobre la literatura fantástica y de ciencia ficción ha tenido altísimas probabilidades de encontrarse con un nombre habitual en todas las recomendaciones de libros del género: la saga de Harry Dresden, donde figura como autor Jim Butcher.

Uno de los títulos existentes dentro de mi “haber” literario es esa saga, inconclusa, de la cual solo leí el primero en inglés hace ya unos años y, aunque gustándome, no terminé de continuar leyendo más allá. A la espera de que cierto cable se me cruce y me ponga con ello (quizá ahora en caliente sea un buen momento, ¿no?), me animé con la parte más fantástica del autor y me lancé sobre el primero de los cinco libros de esta otra saga, “Codex Alera”, que tan poco tiene que ver con la del bueno de Harry, cambiando totalmente de registro.

“Las  Furias de Alera” es el primero de estos títulos, editado por la nueva colección del género fantástico iniciada por RBA y del que comentaban hace un tiempo su intención de editar dos títulos por año hasta completar la saga. De esta manera, y dando por hecho que en breve tendremos noticias de la segunda entrega (¿verdad, RBA?), este primer tomo sirve como presentación de varios personajes que, supongo, tendrán más o menos importancia en futuras comparecencias.

La historia se centra sobre todo en la figura de Tavi, un chaval de pueblo, el único sin los poderes de las “furias” en su haber, y que por tanto tiene más de una dificultad a la hora de relacionarse con gente o defenderse de cualquier problema que pueda tener frente a sí. Tanto por el título como por lo descrito para Tavi, habréis notado que las “furias” de las que hablo tienen su importancia. Se trata de ese elemento mágico que toda buena novela de este estilo debe tener, y en este caso se trata de seres elementales (agua, tierra…) que permiten a los dueños que sean capaces de dominarlas ejecutar tareas inimaginables.

Centrándome propiamente en la novela, he de decir que me ha gustado aun más de lo que esperaba. Al igual que me ocurre con Brandon Sanderson, la manera en que Jim Butcher crea un mundo mágico y lo vamos conociendo te cautiva durante la primera mitad de la novela, a partir de la cual los hechos se encadenan hasta llegar a un cuarto final grandilocuente y apoteósico, con una batalla que nos evocará recuerdos de otros grandes libros del género fantástico como George RR Martin. Además de Tavi, otros muchos personajes aparecerán en estas aventuras, tejiendo varias historias en paralelo que tienen un final común, como se puede predecir según avanzas la lectura.

En cuanto al final, y sin desvelar nada, me parece un final bastante cerrado para lo que se podría esperar del primero de una saga de cinco volúmenes. Con esto quiero decir que, si bien yo me he quedado con ganas de conocer más sobre la mayoría de los personajes, aquellas personas que tengan miedo de adentrarse en una larga historia sin fin, pueden fácilmente leer este libro como un tomo único y, si les pica la curiosidad, continuar con las futuras entregas. Esto, de cara a la editorial y sus futuras publicaciones, quizá no sea lo mejor, aunque si el lector queda a gusto seguro repetirá.

La edición de RBA es idéntica a la del resto de los libros de su colección: bien editada en general, con un colorido metalizado fantástico (nunca mejor dicho), una ilustración de cubierta a cargo del frecuente, pero para nada aburrido, Alejandro Colucci y un precio quizá tirando al alza para lo que se podía esperar.

Como decía al principio, me ha gustado esta primera toma de contacto en castellano con Jim Butcher. Y aunque cambiando desde esta Alera hasta la Chicago del bueno de Harry, lo cierto es que además de seguir la historia cuando se publique la continuación, ya estoy buscando el momento de encontrarle hueco a la otra gran saga de Jim.

Publicado por : Borja // domingo, abril 07, 2013
Categoría:

2 comentarios:

 
Con la tecnología de Blogger.